Exceso de azúcar: la dulce manera en que estamos intoxicando a los niños
La ciencia advierte del peligro de bebidas azucaradas y productos procesados que reducen la esperanza de vida de los pequeños.
Exceso de azúcar: la dulce manera en que estamos intoxicando a los niños

Las agitada vida actual hacen que no nos fijemos en la cantidad de azúcar añadido que estamos sumando gratuitamente a la dieta de los más pequeños y pone en riesgo su salud. Y no hablamos sólo de caries y obesidad, sino de las enfermedades derivadas que provocan la primera generación de jóvenes con una esperanza de vida menor que sus padres por los malos hábitos alimentarios.

 

La Asociación Americana del Corazón publicó en la revista Circulation el estudio Added Sugars and Cardiovascular Disease Risk in Children, la recomendación de reducir en niños el consumo de azúcares añadidos -sólidos o líquidos-a menos de 25 gramos al día, lo que equivaldría a 100 calorías o seis cucharitas de azúcar. La investigación, dirigida por Miriam Vos, experta en nutrición y profesora asociada de pediatría en la Escuela Universitaria de Medicina de Emory en Atlanta, Georgia, también recomienda reducir el consumo de bebidas azucaradas a menos de 23 centilitros semanales.

 

La Organización Mundial de la Salud lanzó una directriz mundial para reducir la ingesta de “azúcares libres” al 10% y 5% de la ingesta calórica total y también confirmó que el año pasado, la cifra por muertes al año, derivadas del consumo de bebidas azucaradas, fue más de 180.000.

 

Por ello, ante la epidemia de obesidad infantil algunos países como México, Francia o Italia se han puesto en marcha impuestos elevados sobre productos edulcorados para reducir su consumo.