10 hechos científicos que seguro no conoces de las relaciones entre hermanos
Entre hermanos hay mucho más que peleas y celos, ¡comprobado por la ciencia!
10 hechos científicos que seguro no conoces de las relaciones entre hermanos

Te sorprenderás con todos estos datos y seguro estarás a favor de muchos de ellos.


Un niño pasa más tiempo con sus hermanos que con su maestra, sus padres o cualquier otra persona. Según estudios, a los 11 años, un pequeño pasa 33% de su tiempo libre con sus hermanos y aún en la adolescencia, ese tiempo es de 11 horas a la semana.

 

Los hermanos son las personas con las que más peleamos. Los niños pueden pelearse con muchas personas, pero las investigaciones coinciden en que los hermanos entre 3 y 7 años se pelean 3.5 veces ¡en una hora!

 

¡Sí hay una hermano preferido! El 65% de las madres y 70% de los padres tienen preferencias sobre uno de sus hijos. Aunque la mayoría lo niegue, los hijos siempre pueden decir cuál es el favorito.

 

Tener hermano del sexo opuesto hace que tus rasgos sean más hacia tu género. Es decir, las niñas se comportan más femeninas y los niños seguirán juegos identificados como “para hombres”

 

Tener un hermano del sexo opuesto ¡ayuda a conseguir citas! Esto se debe a que aprenden a relacionarse con el otro género sin problema, y no tienen problema en hablar o relacionarse abiertamente.

 

Los primogénitos son más inteligentes. Los hijos que nacen primero tienen un IQ más alto. La teoría más fuerte dice que los hermanos mayores pasan mucho tiempo enseñando a sus hermanos menores, y eso les ayuda a reforzar sus propios conocimientos y capacidades.

 

Los hermanos menores son más extrovertidos. Esto puede ser porque están acostumbrados a lidiar con muchas personas y hablar para llamar la atención. Aunque también sucede que son más rebeldes y creativos que los mayores.

 

Suelen compartirse malos hábitos entre hermanos. Si un hermano mayor fuma, es muy probable que también lo haga el menor. Aunque los estudios comentan que esto ocurre más  cuando los hermanos tienen una diferencia de edad de varios años.

 

Los hermanos menores son más saludables. Esto se debe a que cuando el hermano menor nace, el hogar ya se encuentra lleno de gérmenes que ayudan a que el sistema inmune se fortalezca, lo que hace más fuerte al niño. Aunque, los estudios muestran que los hermanos mayores viven más.

 

Los hijos únicos maduran más rápido. Gracias a las interacciones que son en mayoría con adultos, y donde los juguetes son solo para él, el niño madura más rápido y aprende a pensar como adulto. Y los que crecen entre hermanos pasan más tiempo en juegos y peleas, retrasando la salida de la infancia.