5 comportamientos infantiles a los que debes ponerles límites
Hay ciertos comportamientos que suelen hacer los niños que debes ponerles un alto cuanto antes.
5 comportamientos infantiles a los que debes ponerles límites

Definitivamente, no estamos a favor de usar la violencia o gritos con los pequeños, pero debes poner atención a estos comportamientos justo a tiempo para evitar que después se te salgan de las manos y ya sea imposible controlar a tu peque. Checa esta lista:

 

Los berrinches

Son parte de su naturaleza y hay pequeños que hacen de estos su mejor manera de comunicar y exigir lo que desean. Pero si no tomas el control de esto, ellos lo harán y después tendrás pequeños monstruos gritones y chillones en casa a toda hora. Si los berrinches son muy seguidos, es probable que estés consintiéndolo de más, debes tomar el control de la situación, mantenerte tranquilo y enfocarte en la causa para entenderla y detenerla.

 

Violencia

Los niños suelen mostrar su frustración a través de la agresividad. Pero esto puede tener graves consecuencias y problemas sociales dentro y fuera de casa. El autocontrol es un proceso que tardan en aprender los niños, pero debes ayudarlos por medio de respirar y tranquilizarse ellos mismos.

 

La indiferencia o desobediencia

Es muy común que no hagan caso cuando no están de acuerdo en hacer lo que tú les pides. Es un acto de rebeldía que no debes permitir y jamás ceder a lo que ellos quieren sin antes hablarlo. Miralo a los ojos y hazle saber que debe hacerte caso, de manera tranquila, pero firme. Acostúmbralo a las reglas y que debe seguirlas.

 

Las mentiras

Ellos suelen tener una imaginación arrasadora y esto los hace mentir más frecuentemente, pero las mentiras se tornan peligrosas cuando el niño miente para lograr algo en concreto. Ellos deben saber que la mentira no es un recurso adecuado ni correcto para lograr lo que quieren.

 

Tristeza

La infancia es la etapa más feliz de la vida. Así que si notas que tu peque está desanimado, habla con él, eso es lo que espera, sentirse amado y que es importante. La tristeza es una emoción que debes permitir a tu hijo sin presionarlo, pero que no debe tornarse habitual ya que podría caer en depresión. Y si pasa a esto, debes ir con un especialista inmediatamente.