Ir
Según estudios, existe una relación entre la exposición de metales del feto y el autismo
Se han hecho diversos estudios sobre el espectro autista para tratar de entender su origen.
Según estudios, existe una relación entre la exposición de metales del feto y el autismo

El origen o la causa de los desórdenes del Trastorno del Espectro Autista (TEA) continúan sin resolverse. Se han realizado muchos estudios al respecto, como el de la revista Nature que publicó un estudio en el que se establece una relación entre las toxinas y nutrientes absorbidas por el feto en los últimos meses de embarazo y primeros tres meses de vida con la incidencia de  autismo.

 

Los investigadores del Hospital Monte Sinaí, en los Estados Unidos, han analizado evidencias encontradas en la dentadura de bebés, y han determinado que los niños que mostraban mayor carencia de nutrientes y tenían una mayor exposición a metales tóxicos estaban relacionados con diversos problemas del desarrollo, discapacidad intelectual y deficiencias del lenguaje.

 

El estudio comparó la dentadura de niños con espectro autista con sus hermanos y hermanas sanos y descubrieron que los hermanos con TEA tuvieron una mayor absorción de la neurotoxina de plomo, a la vez que mostraban reducida la absorción de los elementos esenciales de manganeso y zinc, durante el último embarazo y los primeros meses después del nacimiento.

 

Los investigadores comentan que esta relación sólo se ha observado en 1 de cada 68 niños, por lo que se necesitan más estudios al respecto.