Ir
Guía rápida para bañar a tu bebé
Te decimos qué paso a paso cómo bañar a tu bebé y los puntos en los que debes poner especial atención
Guía rápida para bañar a tu bebé

Bañar a tu bebé puede ser uno de los momentos más memorables para nosotros como papás, así como muy relajante para los peques; sin embargo, al menos cuando eres papá primerizo, puede llenarte de dudas e inquietudes sobre cómo bañarlo. Si bien es algo que puedes sentir durante los primeros días en que llevas a tu peque a casa, siempre es importante tomar algunas precauciones y hacerlo de manera adecuada. Por ello, aquí te dejamos esta guía rápida.

 

1. Los especialistas indican que durante los primeros días de vida de tu bebé no es recomendable bañarlo en una tina. Lo mejor es limpiarlo con una esponja húmeda hasta que le caiga el cordón umbilical. Pasa suavemente la esponja y ten especial cuidado con su rostro y genitales.

 

2. Una vez que se le ha caído el cordón umbilical a tu bebé y deseas bañarlo, lo más cómodo y seguro es usar una bañera para peques que puedes poner sobre una superficie elevada y resistente. Además, esto te permite estar en una posición más cómoda.

 

3. Antes de comenzar el baño prepara todo lo que requieres. Recuerda usar un jabón especial para bebés que no irrite su piel. Ten lista su toalla o frazada con la cual lo secarás de manera gentil. Emplea una pequeña taza o recipiente para verter agua sobre el cuerpo de tu bebé.

 

4. La bañera no debe tener más de 5 o 7 cm de agua tibia (alrededor de 32 grados centígrados). Considera que los peques son más susceptibles a la temperatura del agua durante sus primeros meses. ¡Ten mucho cuidado!

 

5. Coloca la bañera en una habitación donde no haya corrientes de aire o sea demasiado estrecha para que puedan moverse libremente. Lleva a tu bebé y desvístelo unos momentos antes de bañarlo.

 

6. En la bañera, usa una de tus manos para sostener su cuello y cabecita, mientras que con la otra vierte un poco de agua de manera constante para que no se enfríe. Lava su cuerpo con tu propia mano o una toallita, rociándolo de arriba a abajo y de adelante hacia atrás.

 

7. Usa muy poco jabón (si decides emplearlo) y de manera muy suave limpia su rostro, genitales y resto del cuerpo. Enjuaga vertiendo el agua y en las partes complicadas usa una pequeña toallita para limpiarlo suavemente.


8. Antes de sacarlo de la tina puedes usar un pequeño paño o toallita para secarlo. Luego envuélvelo en una toalla más grande y recuerda que no debes frotarlo para secarlo, pues puede irritar su piel. Si ya está seco, se recomienda dejarlo unos minutos sin ropa antes de aplicarle cualquier crema humectante, si lo requiere. ¡Listo!

 

TE RECOMENDAMOS¿Cuál es la mejor hora del día para bañar al bebé?

 

 

Guía rápida para bañar a un bebé
Conoce qué debes preparar y tener en cuenta para bañar a tu bebé y que lo puedan disfrutar juntos.