¡De la tina a la regadera! 7 tips para que el cambio sea una buena experiencia
Todos los niños son diferentes y algunos resienten más los cambios que otros. Si es el caso de tu peque, ¡sigue estos consejos!
¡De la tina a la regadera! 7 tips para que el cambio sea una buena experiencia

Para muchos pequeños, el pasar de la tranquilidad de la tina a la regadera como niño grande es todo un logro y es muy emocionante, pero para algunos, pequeños un poco más miedosos, este drástico cambio puede llenarlo de miedo. Para estos pequeños, te recomendamos hacerlo poco a poco y siguiedo estos consejos:

 

1.- Si puedes, cambia la regadera de tu casa es fija por una que se pueda mover.

 

2.- Antes de intentar el primer baño, mételo con traje de baño para que vaya acostumbrándose a sentir el agua en su carita, por medio del juego y sin la obligación de lavarse, ¡sólo jugar!

 

3.- Compra una pequeña alberca inflable individual, y las primeras veces deja que juegue un rato mientras lo bañas.

 

4.- Déjalos jugar un poco al inicio y al final báñalos y enjuágalos para que se vayan acostumbrando a que les caiga el agua en la cara.

 

5.- Ya que se hayan familiarizado con la regadera puedes quitar la alberquita y poner en el piso trozos de foam para que no se resbalen.

 

6. Permitirles que sigan metiendo juguetes a la hora del baño, los hará aceptar mejor el cambio.

 

7. Siempre hay que supervisarlos y no dejarlos ni un minuto solos.