Ahora se puede predecir si los bebés desarrollarán autismo ¡desde los 6 meses!
Un nuevo avance en la tecnología que ayudará a tener un mejor diagnóstico.
Ahora se puede predecir si los bebés desarrollarán autismo ¡desde los 6 meses!

Actualmente, el diagnóstico de los trastornos del espectro del autismo solo se puede lograr cuando los niños tienen dos años o, incluso, de cuatro años, ya que es hasta ese momento en que se manifiesta de una forma patente los comportamientos característicos del autismo, caso de un déficit en la comunicación, la dificultad para una correcta integración social, una dependencia exagerada de las rutinas, o una gran intolerancia ante los cambios o a la frustración. Eso tiene como consecuencia que se puedan tomar acciones que atenúen su evolución.

 

¡Pero esto está por cambiar! Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de California en Davis, Estados Unidos, parece haber identificado un biomarcador que podría predecir si un bebé acabará padeciendo autismo ya a la temprana edad de seis meses.  David Amaral, co-director de esta investigación comenta que “el trabajo muestra que hay una alteración en el líquido cefalorraquídeo que puede ser detectado en las pruebas de imagen por resonancia magnética a una edad tan temprana como los seis meses, lo que supone un hallazgo muy importante”.

 

El estudio evaluó a 343 bebés y los resultados mostraron que, comparados con aquellos que no llegaron a padecer el trastorno, los bebés que acabaron desarrollando un TEA tenían una cantidad de líquido cefalorraquídeo significativamente mayor en el espacio subaracnoideo a la edad de seis meses.

 

El líquido cefalorraquídeo tiene la función de absorber los golpes, evitando que el cerebro impacte con el cráneo. Pero parece que no sólo tiene la función de amortiguador cerebral. Incluso, algunos estudios han mostrado cómo este líquido juega un papel en el control de la migración neuronal y de otros mecanismos asociados al desarrollo cerebral, caso de la eliminación de las moléculas dañinas.