Las caricias a los bebés prematuros favorecen el desarrollo cerebral
Además del conocido método canguro, las caricias son muy efectivas para estos pequeños.
Las caricias a los bebés prematuros favorecen el desarrollo cerebral

Un estudio realizado en Estados Unidos, ha comprobado que las sensaciones táctiles agradables a los bebés permite un mejor desarrollo cerebral, ya que cuanto más dolor físico han sentido los prematuros a consecuencia de pinchazos u otras intervenciones en su estancia en la UCI de neonatos, su respuesta cerebral a otros estímulos táctiles leves es menor, como si el sentido del tacto se viera perjudicado por esos procedimientos o como si el cerebro no se hubiera desarrollado siguiendo una evolución normal.

 

Así que potenciar las sensaciones táctiles agradables en el recién nacido logra moldear y favorecer el desarrollo de su cerebro. Y es que a menudo tenemos en cuenta otros sentidos del bebé, como la vista o el oído, pero el tacto también le proporciona muchas de las primeras experiencias de aprendizaje.

Los científicos registraron, mediante electroencefalogramas, las respuestas cerebrales al tacto suave como soplos de aire en la palma de la mano de más de un centenar de recién nacidos a término y prematuros a punto de ser dados de alta del hospital. Se tuvieron en cuenta las respuestas de la corteza cerebral en relación con los estímulos dolorosos o agradables durante la estancia en la UCI, registrados en su historial. Estos estímulos agradables pueden ser además la lactancia materna, el contacto piel con piel, masajes o las sesiones de terapia ocupacional.

 

Así que en plena etapa de desarrollo neuronal, hay que procurar que el bebé no sufra estímulos inadecuados para evitar que el sistema nervioso se resienta y, en la medida de lo posible, se desarrolle de manera normal, sin fuertes impactos.