Cosas extrañas de los recién nacidos que son ¡completamente normales!
Hay algunos bebés que nacen con ciertas características que aunque no sean muy comunes, ¡sí lo son!
Cosas extrañas de los recién nacidos que son ¡completamente normales!

Te hacemos un recuento de algunas rarezas de los recién nacidos que seguro has visto y que son totalmente normales.

 

Cabezas alargadas

La cabeza de los bebés se ven al nacer en forma cónica al principio, esto se debe al tiempo en el que pasó tratando de salir por tu pelvis. Las aberturas en su cráneo le permiten moldear su cráneo para que pueda atravesar el canal de parto. La doctora Anne Hansen, neonatóloga del Hospital de Niños de Boston y profesora asistente de Pediatría en la Escuela Médica de Harvard explica que “esto lo protege contra fracturas de cráneo o lesiones cerebrales durante un parto vaginal”.

 

Otras imperfecciones

Aunque creas que todos se ven como bebés de foto desde el primer día esto no es así como por ejemplo, si se deslizó hacia afuera sobre su nariz, las fosas nasales pueden estar aplastadas y si se acumulan líquidos bajo su piel, es posible que los ojos estén hinchados.

 

Se espanta de todo

Los bebés nacen con el reflejo de Moro, el cual ocurre cuando el pequeño tiene la sensación de que se cae y se sobresalta, de repente lanza al aire los brazos, abre las manos, echa la cabeza hacia atrás y luego, con rapidez, vuelve los brazos hacia el cuerpo. Este reflejo desaparece antes de los 3 meses.

 

Enormes testículos

Aunque papá crea que es hereditario, no es así. La inflamación se da por la presión ejercida sobre tu bebé durante el nacimiento, además de los líquidos atrapados en los tejidos. Todos los recién nacidos tienen hormonas de la mamá en circulación por el cuerpo, las cuales agrandan los testículos y en las niñas, hacen que se hinchen los labios vaginales. La inflamación genital desaparecerá en los primeros dos o tres días.

 

Come todo el tiempo

Sus ganas de comer son la forma que tiene la naturaleza de aumentar tu provisión de leche a fin de satisfacer su apetito que cada vez va aumentando. Además, los bebés amamantados comen con más frecuencia, porque la leche materna se digiere con mayor rapidez y en forma más completa que la leche de fórmula.

 

Sus manitas y pies siempre están fríos

Antes de taparlo como “taquito”, toca primero su cuerpo y no sólo sus extremidades. Su sistema circulatorio está en pleno desarrollo, la sangre se dirige con más frecuencia hacia los órganos y sistemas vitales, que es donde más se necesita. Las manos y los pies son las últimas partes del cuerpo en obtener sangre. Puede tardar hasta tres meses a que su circulación se adapte por completo a la vida fuera del útero.

 

Sangrado en las niñas

¡No te asustes! Las hormonas maternas que causan la inflamación de testículos y labios vaginales también son responsables de la secreción vaginal de sangre que a veces tienen las niñas recién nacidas.

 

La ampollita del labio

Muchos bebés lo forman al succionar el biberón o los senos maternos. En algunos casos, aparece al nacer porque el bebé se succionaba el pulgar en el útero.

 

Diarrea

Se ha comprobado que los bebés amamantados tienen heces de color amarillo mostaza, líquidas y sin forma, mientras que los movimientos de vientre de los pequeños que toman biberón tienden a ser ligeramente más cremoso y de un color café.

 

Estornudos constantes

Los recién nacidos estornudan mucho, pero esto no es causa de que tengan frío o estén enfermos. Es solo la forma en que despejan sus pasajes nasales y respiratorios de congestión y partículas transportadas en el aire.

 

Piel reseca o con escamas

En tu vientre, su piel estaba protegida por una capa de un material blanco y ceroso llamado vérnix caseoso. Pero cuando nace y se expone al aire o cuando se le frota el vérnix para quitarlo, la capa superior de la piel se seca y comienza a pelarse.

 

Respiración entrecortada al dormir

Es normal que los bebés tengan ligeras pausas en la respiración rápida. Una pausa de 20 segundos se considera normal. Al llegar a las 6 semanas de edad, tu bebé debería desarrollar un patrón más regular de respiración.