Consejos para un colecho seguro

Publicado el día 31 de Mayo del 2017, Por @Padresehijos

Si has decidido dormir con tu bebé, debes seguir estas recomendaciones.

Aqui va un banner...

Si decides dormir con tu pequeño es importante que sepas que no debes dejar que se duerma solo en una cama de adulto ya que no está diseñada con las suficientes precauciones de seguridad infantil. Y como no siempre te irás a dormir a la misma hora que tu bebé, piensa en ponerlo en su moisés o cuna durante las siestas y por la noche hasta que se despierte para tomar pecho o biberón por primera vez. Y asegúrate de cuidar algunas precauciones de seguridad adicionales durante todo el tiempo que esto sea lo apropiado para su edad:

 

 

Ponlo a dormir de espaldas. Los especialistas dicen que es la forma más segura de reducir el riesgo de muerte súbita del bebé.

 

Nunca fumes ni permitas que otros lo hagan cerca de tu peque. Algunos estudios han comprobado que los bebés que comparten la cama con sus padres fumadores presentan un riesgo mayor de muerte súbita.

 

Procura que la habitación sea a prueba de niños. Llegará el día en que saldrá de tu cama por si solo para explorar mientras tú duermes.

 

Nunca duermas con tu pequeño si estás bajo los efectos del alcohol o drogas. Dichas sustancias intoxicantes podrían interferir con tu conciencia de la presencia del bebé y sus llantos.

 

Si tienes sobrepeso, dormir con tu bebé puede ser peligroso. Coloca una cuna o camita de bebé especialmente diseñada para acoplarla al lado de tu cama es más seguro.

 

No duermas con ropa con cordones o listones largos ni uses joyas mientras compartes la cama con tu pequeño.

 

No dejes que los hermanos mayores duerman cerca de tu bebé si tiene menos de un año. Podrían hacerle daño por accidente.

 

No dejes que las mascotas se suban a la cama.

 

El colchón debe ser liso y plano. Otro tipo de superficie que no sean firmes puede interferir en la respiración de tu bebé.

 

Si tu colchón no está en el piso, equipa la cama con una barandilla de malla en lugar de barandillas de barrotes donde pueda quedar atrapada la cabecita del bebé.

 

Si el colchón está puesto contra una pared, fíjate todos los días que no queden espacios por los que pueda deslizarse tu bebé. Cubre todos los espacios que haya con almohadas.

No utilices cabecera o pies con barrotes que tengan una separación o abertura donde la cabecita del bebé podría quedar atrapada allí.

 

Ubica la cama lejos de objetos que pueden ser peligrosos como  cordones de persianas, lámparas a las que se pueda llegar y cosas por el estilo.

 

Para asegurarte de que tu bebé respire con total libertad, mantén su carita despejada de almohadas, mantas, cobijas y demás ropa de cama.

 

Asegúrate de que las sábanas estén bien puestas para que no puedan aflojarse.

 

No utilices cobertores de piel de oveja ni ningún otro tipo de funda blanda y mullida para el colchón.

 

Si hace frío viste a tu bebé en capas para que aunque se destape no pierda calor.

 

Para evitar el calor excesivo, viste a tu bebé con ropa más ligera de la que le pondrías si estuviera durmiendo solo.

 

La AAP, aunque no aconseja a los padres a dormir en la misma cama con sus hijos, dice que dejar que el bebé duerma en la habitación de los padres pero en un espacio separado reduce el riesgo de muerte súbita.