¡De lo tradicional al “chill out”! Cómo han evolucionado las canciones de cuna
La música cambia constantemente y las canciones para bebés no son la excepción.
¡De lo tradicional al “chill out”! Cómo han evolucionado las canciones de cuna

Actualmente sabemos que el contacto de los bebés con la música, incluso desde antes de nacer, son un elemento fundamental en el desarrollo y estimulación. La música es un lenguaje universal y sirve como lazo entre el bebé y su familia desde antes de nacer, cuando el niño recibe impulsos auditivos como los latidos de la madre, la respiración y, sobretodo, las voces de sus padres. La música le brinda un estado de relajación profunda para los bebés y los transporta a un ambiente completamente familiar y seguro.

 

Los expertos comentan que las nanas tradicionales, canciones que los padres entonaban a sus bebés para dormirlos, tienen beneficios ya que al dormirlos así, la música se coordinaba con el balanceo de la cuna, logrando que el niño se relajara y conciliara el sueño más rápido.

 

Así mismo, la evolución de la música dedicada a los niños también ha cambiado. Anteriormente, las canciones de cuna de las abuelas eran la mejor manera de fomentar esa interacción musical con el bebé, tiempo después se supo que la música clásica era una gran opción y más recientemente se ha incrementado el uso de música “chill out”, la cual es un género que proviene de cualquier tipo de música y consiste en transformar todo tipo de canciones en sus propias versiones armoniosas o relajadas para tranquilizar a los bebés. ¡Y el objetivo se logra a la perfección!

 

Pero definitivamente, aunque este tipo de música es realmente adorable, lo más recomendable es el canto de la madre que, aunque tenga no tenga una voz afinada, siempre será el sonido más relajante para el pequeño, ya que lo asociaría a sus meses de gestación y le brindará sensaciones placenteras.