Ir
Consejos para aliviar la comezón de tu bebé cuando aparezcan sus primeros dientes
Conoce los grandes consejos para aliviar la comezón en las encías de tu bebé durante la aparición de sus primeros dientes
Consejos para aliviar la comezón de tu bebé cuando aparezcan sus primeros dientes

Para los bebés una de las etapas más duras de su vida, es la aparición de los dientes, ya que se preparan para empezar a consumir alimentos que complementen su nutrición, desafortunadamente, es muy molesto, pues el brote de sus piezas óseas genera mucha comezón.

 

Algunos niños pueden soportar el proceso, ya que puede ser menos fastidioso, pero otros pequeños son más sensibles, llegando incluso a elevar su temperatura corporal, pero no te preocupes es algo muy normal, por lo que te damos unos tips que debes conocer.

 

 

Consejos para aliviar la comezón de tu bebé cuando aparezcan sus primeros dientes

 

· Primero que nada, debes saber que la aparición de los dientes será a partir de los 3 o 4 meses, aunque ya se han formado dentro de la encía.

 

· Durante este momento empiezan a babear mucho, por lo que deberás cuidar que no moje mucho su ropa, colocando pañitos de papel o un babero absorbente, así como cambiarlo constantemente si no has logrado controlar que se humedezca en exceso.

 

· Puedes también, utilizar pañuelitos de tela ligera para meterlos al congelador y que el bebé pueda ocuparlos para refrescar y adormecer la zona de molestia.

 

Consejos para aliviar la comezón de tu bebé cuando aparezcan sus primeros dientes

 

· Hay juguetes que sirven para que el niño muerda, logrando aligerar la sensación, pero la salivación podría aumentar, aunque son muy recomendados por los pediatras.

 

 

· Existen pomadas que serán tus grandes aliadas, colocándose en la boca del bebé con un cepillo especial y seguramente lo harás sentir el más feliz.

 

 

· No mediques al niño, recuerda que los medicamentos pediátricos tienen un estricto control y ninguno de los que tengas en casa le servirá, al contrario, lo puedes afectar.

 

 

TEXTO: FERNANDO MARTÍNEZ GONZÁLEZ