Ir
¿Cómo se alivian los cólicos de un bebé?
Sabemos que hay desesperación cuando tu bebé tiene cólicos, con estos consejos podrás aliviarlos
¿Cómo se alivian los cólicos de un bebé?

Si tu bebé está sano, llora durante más de tres horas consecutivas, durante tres o más días a la semana, por lo menos por tres semanas, es probable que se trate de cólico. El cólico suele alcanzar su punto máximo cuando el bebé tiene alrededor de seis semanas de vida, y luego disminuye poco a poco hasta que, para los 3 o 4 meses, el llanto se reduce a una o dos horas al día. 

 

Si esto le llegara a suceder a tu bebé, sigue las técnicas que te presentamos a continuación y que puedes hacer en casa, pero si no logras que tu bebé tenga alivio, lo mejor es que acudas a su médico, para evitar mayores complicaciones en su salud.

 

-  En primer lugar, si le das pecho, evita el consumo de las comidas picantes o condimentadas, o alimentos que te generen gases como el brócoli, col, lechuga o los frijoles.

 

 

-  Si el bebé no succiona de manera adecuada, tragará aire y esto le ocasionará cólicos. Es importante que te asegures de introducir todo el pezón en la boca del pequeño (casi toda la areola).

 

-  Si le das pacha, limita en la medida de lo posible que tome aire a través del biberón o lo más conveniente es que utilice un biberón anti-reflujo para limitar la aerofagia. Recuerda sacarle el aire luego de tomar pacha (con el pecho no es tan necesario). Dale suaves golpecitos en la espalda, no con la palma de la mano recta sino como "huacalito". Acomodar la cabeza del bebé sobre tu hombro, en postura recta, le permitirá alinearse para estimular la expulsión de gas. También, puedes acomodarlo sobre tus piernas, boca abajo, y darle unas suaves palmadas en su espalda.

 

-  Es lógico que te desesperes un poco o te pongas nerviosa cuando el bebé no deja de llorar a causa de un cólico, pero, en lugar de angustiarte, es preferible que guardes la calma para transmitirle al bebé serenidad y que este se relaje con tus palabras y actitudes

 

TEXTO: MIGUEL SORIA