Guía de alimentación para una paternidad saludable
Hombres y mujeres necesitamos cuidarnos, pero está comprobado que los hombres lo hacen mucho menos.
Guía de alimentación para una paternidad saludable

El ritmo actual de vida no siempre permite que hombres y mujeres se ejerciten o cuiden su alimentación como deben. Pero está comprobado que los hombres se preocupan menos por su peso y salud.

 

Los hombres poseen una mayor cantidad de masa muscular que las mujeres, por lo que necesitan más energía, esta diferencia también contribuye a que tengan un metabolismo más rápido, por lo tanto, si se lo proponen, pueden mantener un peso saludable.  

 

Una alimentación saludable para los hombres no significa dejar de comer los alimentos o platillos que les gustan o que su comida sea insípida, pues no existen alimentos que por sí solos les hagan subir o bajar de peso, los responsables son los malos hábitos, como pasar muchas horas sin comer, el consumo frecuente de harinas, azúcares y alimentos fritos.  

También es importante destacar que en los hombres, existe un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares a causa del estrés y de una mala alimentación, por eso no sólo se trata de cuidar el peso, sino también de cuidar horarios de comida, elevar el consumo de frutas y verduras, además de manejar el estrés a través del ejercicio.

 

Para mantener un peso saludable, tanto en hombres como mujeres, hay que lograr un equilibrio entre las calorías que se consumen de los alimentos y las calorías que gastamos realizando nuestras actividades diarias. Es posible lograrlo sin realizar grandes sacrificios o sufrir la alimentación. La nutrióloga Guadalupe Herrera nos da lo siguientes consejos para papás:

 

  • Busca el equilibrio. Si tienes una cena con familiares o amigos, a la hora de la comida puedes preparar carne asada, arroz y verdura a la parrilla, de esta manera no morirás de hambre en la cena y disfrutarás más de la reunión.   

  • Si tienes hambre antes de salir de casa, consume fruta con yogurt natural y espolvorea nueces o almendras, endulza la preparación con endulzantes artificiales.   

  • Recuerda que saltarse algún tiempo de comida sólo te hará llegar con más hambre a la siguiente comida, provocando que consumas más alimentos.   

  • En el caso de refrescos, prefiere la versión light o agua mineral para acompañar tus comidas.  

  • Modera el consumo de alcohol, prefiere bebidas que no contengan refresco, así disfrutarás más de su sabor y obtienes menos calorías.

  • Consume quesos frescos como panela, oaxaca o mozzarella fresco, en lugar de queso manchego u otros añejados, así consumes menos grasa.  

  • Al momento de preparar tus tortas o sandwiches, prefiere untar aguacate en lugar de mayonesa o crema, este te aportará sabor y consumes menos calorías.

  • Aumenta tu consumo de frutas y verduras frescas, si las consumes de temporada son más ricas  y  económicas.  

  • Si no te gustan mucho las verduras en guarnición, prepáralas en sopas, guisados,  platos principales o ensaladas.