¿Antojo de dulces y harinas?
¿Antojo de dulces y harinas?

No es una regla que durante el embarazo se apetezcan más los dulces y las harinas. Lo que sí es común es que los antojos se acentúen más durante esta etapa, debido a un incremento hormonal. Sin embargo, si tus deseos por este tipo de alimento es muy frecuente, es importante que los consumas con medida.

 

Alimentarse bien es fundamental por:

 

1. Se incrementan las necesidades nutricionales debido a la demanda que exige el crecimiento y desarrollo del bebé.

 

2. Se forman nuevas estructuras como: placenta, útero, glándulas mamarias y sangre.

 

3. Constituyen depósitos de energía para seguras las demandas calóricas que se presentarán durante la lactancia. Por eso es importante evitar las dietas restrictivas que no cubran los requerimientos nutricionales básicos, y mucho menos ayunar o eliminar alimentos.

 

Principios básicos

 

1. Consume las calorías recomendadas por tu médico, y que provengan de alimentos que realmente te nutran.

 

2. No ayunes ni elimines alimentos ni comidas.

 

3. De preferencia divide tus comidas en cinco tiempos: desayuno, comida y cena; y dos colaciones: a media mañana y a media tarde.

 

4. Elige alimentos ricos en proteínas, pero bajos en grasas.

 

5. Prefiere productos frescos y naturales en lugar de procesados.

 

6. Modera la ingesta de carbohidratos.

 

7. Come frutas y verduras, son una rica fuente de fibra que te ayudará a evitar el estreñimiento.

 

8. Disminuye el consumo de sal, sin eliminarla por completo.

 

9. Bebe dos litros de agua a diario.