¿Por qué es tan maravillosa la leche materna?
La leche materna tiene propiedades nutricionales que no solo benefician la salud de tu bebé en sus primeros meses de vida, también es la base de una vida adulta sana.
¿Por qué es tan maravillosa la leche materna?

La leche materna aporta los nutrientes que necesita tu hijo para crecer, además, que el contacto físico entre ustedes lo beneficia emocionalmente. La lactancia materna es una etapa de preparación para la inclusión de alimentos sólidos en la dieta del bebé.

Las mujeres, a tan solo seis semanas de gestación comienzan a producir leche y las glándulas mamarias inician su preparación para la lactancia. En este proceso participan hormonas como la prolactina y la oxitocina.

La leche materna contiene proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales que necesita el bebé para crecer sano. La leche materna es un suero especialmente creado para que lo digiera el estómago de tu peque.

Maravillas-leche-materna-pinterest-jun23

Foto: Pinterest

¡Sorprendente!

Para que tengas una idea del valor nutricional de la leche materna, en tan solo seis meses un bebé aumenta de peso y de talla, se mantiene sano porque refuerza sus defensas, aumenta su fuerza muscular para moverse o incluso sentarse por sí mismo y se desarrolla cognitivamente. 

Los expertos sugieren que la composición de la leche materna cambia día a día de acuerdo a la alimentación de la mamá. Lo que no varía es el alto contenido de proteínas y grasas que son las que aportan la mitad de las calorías de la leche y también brindan ácidos grasos como DHA y ARA, ligados al desarrollo visual y cerebral.

La leche materna contiene hidratos de carbono y la lactosa es su representante más importante, ya que beneficia el desarrollo de las bifidobacterias en el intestino y mejora la absorción de los minerales. Aporta vitaminas A, D, B6 y B12, pero las cantidades dependen de la dieta de la mamá. Es importante destacar que la cantidad de vitamina D –que es básica para la absorción del calcio para los huesos– es muy baja, por eso tienes que completar esta deficiencia con pequeños baños de sol a diario. Entre los minerales están el zinc, cobre y hierro; éste último tiene mayor relevancia para evitar anemia y la buena noticia es que el bebé absorbe 50% de este mineral de la leche materna, a diferencia de la de vaca que sólo le aporta entre el 4 y 7%. ¿Quieres más razones para decirle sí a la lactancia materna? Dale click aquí