Cómo la posición del bebé puede afectar al parto
Seguramente has escuchado que el bebé viene sentado o con la mano en la cabeza, ¿esto realmente puede condicionar tu tipo de parto? Averígualo.
Cómo la posición del bebé puede afectar al parto

La posición que tiene el bebé al momento del parto puede interferir muchísimo en ese lindo en el instante más esperado durante meses. Aunque no pone en riesgo la salud de ninguno de los dos, su posición puede determinar que el parto sea natural o cesárea.

 

Existen dos posiciones más comunes: occipucio posterior y occipucio anterior. En la primera, la cabeza del bebé está hacia abajo y el resto del cuerpo apunta hacia la parte frontal, por lo que el bebé tiene una mayor posibilidad de mover la cabeza y el cuello, pero su cuerpo tiene menos capacidad de movimiento. Lo bueno de ella es que su cabeza puede moverse fácilmente y tener un parto rápido y seguro. Los médicos aseguran que es la mejor, y más natural, posición para el parto.

En el segundo caso, el cuerpo del bebé está contra la espalda de su mamá. En esta posición el bebé está “sentado”. A veces esta posición puede ser complicada a la hora de parir.

Pero además, de estas dos, hay más posiciones que de una u otra manera interfieren al momento de dar a luz. En ocasiones, el bebé está en una posición muy complicada para el parto natural y los médicos deciden realizar algunos movimientos o cesárea como cuando el peque viene acostado, ya que las primeras partes de su cuerpo que ve la luz es su hombro y su brazo y eso puede generar problemas para parir con normalidad. Cuando esto ocurre, muchos médicos colocan sus manos en el abdomen y giran al bebé para llegar a una posición correcta, aunque no siempre lo logran.

Otra posición complicada es la que primero se ve la parte inferior, es decir, el bebé está con la cabeza en la parte superior del útero, los pies hacia la parte posterior de la mamá y sus pompitas hacia abajo. Esta posición también puede dificultar el trabajo de parto y los médicos prefieren intentar un movimiento abdominal para conseguir la posición correcta.

En la de piecitos, también la cabeza está en la parte superior del útero, pero lo que cambia es que sus piernas y pies no están apuntando hacia la parte posterior de la madre sino hacia abajo y también los médicos deben intentar cambiar esta posición.

 

Para lograr la posición correcta es aconsejable descansar bien e inclinarse hacia adelante durante cada contracción. Si bien se puede trabajar para conseguir una posición correcta, aunque no siempre se logre, el médico puede ayudar a encontrar la postura correcta y si no se logra, recurrir a una cesárea.