Durante el embarazo ¡se reduce la materia gris del cerebro de la mujer!
Es un periodo lleno de cambios que ¡también ocurren en el cerebro!
Durante el embarazo ¡se reduce la materia gris del cerebro de la mujer!

Durante el embarazo, muchas mujeres se sienten más distraídas, que les falla la concentración y que no pueden pensar en otra cosa. Estos son síntomas que comparten casi todas las embarazadas y madres de bebés pequeños, y que pueden atribuirse fácilmente al agotamiento y a la falta de sueño.

 

Aunque una nueva investigación publicada en la revista Nature Neuroscience, reveló que el embarazo genera cambios en el cerebro de la mujer con el fin de aumentar la habilidad de la madre para cuidar a su hijo y crear un vínculo entre ambos. Para llegar a esta conclusión se hizo escáneres cerebrales de mujeres antes, después del embarazo y en los dos años siguientes, y comparó estas imágenes con las de 19 padres primerizos, 17 hombres sin niños y 20 mujeres que nunca dieron a luz y se comprobó una reducción en materia gris de zonas específicas, las cuales se mantuvieron al menos durante dos años, aunque estos cambios no limitan las habilidades cognitivas ni la memoria de la madre.

 

Según este estudio realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona, España, y de la Universidad de Leiden, Holanda, en el embarazo hay explosiones extremas de hormonas sexuales e involucra cambios fisiológicos y físicos drásticos en el cuerpo y durante los nueve meses, las mujeres experimentan el mayor aumento de estrógeno en su vida. Los científicos notaron una reducción sustancial en el volumen de materia gris en el cerebro de las primerizas. Las zonas afectadas fueron aquellas relacionadas con las interacciones sociales en las que se atribuyen pensamientos y sentimientos a otras personas, es decir en las regiones vinculadas a la empatía.

Según los autores, esta reducción en las conexiones neuronales, que llaman "poda adaptativa", optimiza ciertas funciones, como la capacidad de interpretar el estado mental de su hijo y anticipar posibles amenazas en su entorno.

 

Como parte del experimento, se monitoreo el cerebro de un grupo de madres a las que le mostraron fotos de sus bebés y de otros niños y notaron que las partes que se iluminaron al ver a sus hijos coincidían con las zonas donde se había optimizado la materia gris durante la gestación, lo cual no sucedía cuando veían fotos de bebés ajenos a ellas.

 

El estudio también demostró que todas las embarazadas experimentaron los mismos cambios, independientemente de si habían concebido naturalmente o por fecundación asistida y no se observaron cambios importantes en la materia blanca del cerebro.