Alimentación durante la lactancia, ¡qué comer y qué no!
Una dieta saludable no sólo te beneficia a ti, también a tu peque.
Alimentación durante la lactancia, ¡qué comer y qué no!

Cuando una mujer está amamantando, sus requerimientos de energía aumentan, por lo que debe prestar atención a los alimentos que ingiere.  No se trata de comer en exceso, sino de seguir una dieta para madres lactantes que sea sana y equilibrada.

 

La producción de leche materna utiliza las reservas de grasa acumuladas durante el embarazo y  no se tiene una alimentación adecuada y equilibrada, el cuerpo lo resentirá.

 

Alimentos recomendados

 

Proteínas (carne, pescado, pollo y huevos)

Carbohidratos (pan, arroz, pasta, papas y legumbres).

Grasas (aceites y mantequilla ricos en ácidos grasos esenciales y vitamina E)

Verduras y fruta fresca en grandes cantidades con el fin de aumentar la cantidad de vitaminas y ácido fólico. Al menos una de ellas, rica en vitamina C  (naranjas, melón, fresas o frutas tropicales).

Productos ricos en calcio (leche, yogurt, queso y todos sus derivados)

Hierro y yodo (frutos secos, pescados, legumbres)

Líquidos (la leche materna contiene un 85-90% de agua por lo que es necesario aportar gran cantidad de líquidos a la madre para reponerla a través del agua pura, jugos o aguas de frutas).

 

Alimentos no recomendados

 

Bebidas alcohólicas, incluida la cerveza

Café o té

Refrescos

Alimentos que alteran el sabor de la leche (ajo, cebolla, rábano, espárragos, coles, embutidos fuertes o especias fuertes o picantes).

 

Si eres vegetariana, deben tener en cuenta que puedes tener un déficit de vitamina B12 en la leche materna que puede causar anemia y/o daño cerebral al bebé, así que debes tomar un suplemento de esta vitamina.