El 50% mujeres pierden el cabello durante el posparto
Este problema suela presentarse más en entre el primero y el cuarto mes después del parto. Pero ¿sabes por qué ocurre?
El 50% mujeres pierden el cabello durante el posparto

Una de las cosas que más preocupan a las mujeres en el embarazo e incluso después del parto es la caída del cabello, ya que sus consecuencias no solo se resienten a nivel físico, también psicológico. Según la especialista Jatziri Chávez, “después del parto hay un cambio hormonal considerable en las mujeres, el cual afecta de diferentes maneras: una de ellas es la pérdida del cabello, producida cuando los niveles de estrógeno disminuyen drásticamente y muchos de los folículos pilosos entran en una fase de reposo, seguida de una de caída.

 

La buena noticia es que esta condición puede controlarse dentro de los primeros meses y evitar que sea más evidente y grave. El primer paso es saber que existe una caída anormal del pelo –en promedio, las personas pierden entre 50 y 100 cabellos a diario–, o bien, la pérdida de densidad del mismo.

“Este problema se presenta generalmente entre el primer y el cuarto mes después del parto, y aqueja al 50% de las mujeres que se convierten en madres de acuerdo con estudios realizados”, explica la experta,  miembro de la Sociedad Mexicana de Dermatología y directora del Centro Dermatológico de Alta Especialidad.



Actualmente existen diversos métodos para erradicar el problema, tanto tópicos como quirúrgicos. Los fármacos antiandrógenos bloquean la acción de las hormonas masculinas en la raíz folicular, mientras que los productos tópicos estimulan el crecimiento capilar engrosando los cabellos finos. La técnica del microinjerto permite obtener resultados naturales, pero debe tenerse en cuenta que este procedimiento requiere de anestesia y de un periodo breve de recuperación.

 

Además, Jatziri Chávez comentó que se emplea una de las terapias más efectivas en la actualidad: la bioestimulación con plasma rico en plaquetas con factores de crecimiento, la cual consiste en infiltrar el plasma sanguíneo del paciente a través de microinyecciones en la piel cabelluda. El plasma rico en plaquetas favorece la proliferación celular, incrementa el periodo de crecimiento del pelo, engrosan el diámetro del pelo y favorecen la formación de nuevos vasos sanguíneos, es un tratamiento sencillo  y la persona puede regresar a sus actividades normales. Otro tratamiento  es el uso de un dispositivo de punción eléctrica  mínimamente invasivo (900 micro canales por segundo) para introducir  factores de crecimiento, induce la formación de colágeno y pelo más fuerte y saludable.

 

Además, para prevenirlo se deben usar shampoos que nutran y limpien, tener una dieta saludable y agregar suplementos alimenticios específicos, procurar un balance de alimentos, lavarse el pelo con agua tibia, utilizar un cepillo de cerdas naturales, evitar el secado a altas temperaturas y suprimir el consumo de tabaco.