Ventajas de la leche materna sobre la artificial
Se sabe de los grandes beneficios para el bebé y la madre, aquí te enumeramos los más importantes.
Ventajas de la leche materna sobre la artificial

Conoce los beneficios de la lactancia materna, las curiosidades sobre la leche materna y las propiedades del llamado 'oro blanco' por excelencia.

 

La leche materna es una sustancia viva que se adapta a las necesidades y al desarrollo del bebé. Contiene células vivas que no se encuentran en la leche artificial, las cuales van desde células madre, que podrían teóricamente tener un rol de reparación interna, hasta bacterias comensales que pasarán a formar parte de la flora intestinal del bebé. Otras células vivas que también se encuentran son los leucocitos (glóbulos blancos) que aumentan en cantidad cuando la madre y/o el bebé están enfermos.

 

Aparte de los macronutrientes, como proteínas, grasas, y lactosa, la leche materna contiene vitaminas, hierro, minerales, agua, enzimas, hormonas, factores de crecimiento, proteínas bioactivas antiinflamatorias, lactoferrina, anticuerpos y más de 200 tipos de oligosacáridos. Además, se siguen descubriendo nuevos componentes como los micro ARNs de la leche materna lo que la hace una receta imposible de imitar!

 

La madre le transmite anticuerpos al feto a través de la placenta, los cuales circulan en el torrente sanguíneo del bebé semanas a meses después de haber nacido. La leche materna les proporciona una mayor protección a los bebés a través de los glóbulos blancos, los anticuerpos y otras proteínas bioactivas. Entre muchos otros beneficios, los bebés que toman el pecho tienen menos diarreas,  infecciones de las vías respiratorias, infecciones en el oído medio, menor riesgo de tener sobrepeso y obesidad y son menos propensos a desarrollar diabetes de adulto y enfermedades coronarias en su vida.

 

Lactar es muy eficiente energéticamente, ya que no es necesario hervir agua ni que lavar o esterilizar biberones, por lo que produce menos residuos y es buena para el medio ambiente.

 

Es más económico, ya que la leche materna está disponible al instante, a la temperatura ideal y la mamá produce según oferta y demanda.

 

Alimentar a un bebé con leche materna puede quemar entre 300 a 500 calorías al día, logrando recuperar más rápido el peso antes del embarazo.

 

Al lactar, el cerebro utiliza menos energía de la ingesta energética que el pecho lactante. Si el pecho lactante utiliza más energía que nuestro cerebro, eso ya nos da una pauta de la importancia que tiene nuestra leche.


La leche materna donada sí es pasteurizada a través de los bancos de leche, antes de ser suministrada a cualquier bebé y lamentablemente, esta pasteurización tiene un efecto negativo en la bioactividad de los componentes de la leche.