Vive al máximo la maternidad, ¡sin olvidarte de ser mujer!
Cuando nos convertimos en mamás, muchas mujeres se olvidan de seguir disfrutando lo que les gustaba antes de tener hijos.
Vive al máximo la maternidad, ¡sin olvidarte de ser mujer!

Los cuidados que necesita tu bebé y las nuevas responsabilidades de ser mamá requieren tiempo, dedicación y sobretodo mucho amor, pero no por eso debes olvidarte por completo de ser mujer y pareja. Sigue estos consejos y encuentra el balance en tu vida.

 

¡Haz un poco de ejercicio!

Aunque te sientas agotada, intenta darte un tiempo para hacer un poco de ejercicio. Los especialistas comentan que el 30% de los kilos que se ganan durante el embarazo se eliminan durante el parto y el 70% restante en los cuatro meses después del parto mediante la lactancia materna, actividad física y dieta correcta.

 

Mantén tu esencia

No cambies tu forma de ser por las responsabilidades de ser mamá. Tu peque merece conocer a esa persona feliz y realizada. Llevar una vida en la que te sientas tranquila y satisfecha para que se lo trasmitas a tu bebé.

 

Acepta ayuda

Tu mamá, suegra, tías, primas o tu pareja pueden echarte la mano de vez en cuando para irte a cortar el cabello, salir a despejarte o simplemente ¡descansar!

 

Cuida tu relación de pareja

Muchas parejas caen en la rutina y al tener ya un bebé, se sienten seguros de la persona amada. Pero recuerda, el amor debe de cuidarse, al igual que a tu bebé. Los detalles y cariño nos hacen falta a todos, no sòlo a los bebés.

 

Trata de seguir haciendo lo que te gusta

Ni te sientas mal si te gusta correr, hacer algún deporte o  trabajar, los hobbies deben mantenerse, tal vez no en la misma intensidad pero no deben desaparecer y lo mismo ocurre con tu trabajo, si has decidido compaginar lo laboral con la maternidad, no te culpes y disfruta que eres una gran mamá trabajadora.

 

Organízate y relájate

Cuando eres madre primeriza puede que te sientas agobiada, que el tiempo no te alcanza y que todas tus energías las dedicas al bebé. Sin embargo, ten en cuenta que pones en riesgo tu salud mental, la relación contigo misma y de pareja.