Hábitos negativos que debes dejar por completo antes de embarazarte

Publicado el día 05 de Mayo del 2017, Por @Padresehijos

Incluso antes de ya estar embarazada, debes preparar y cuidar tu cuerpo.

Aqui va un banner...

Todos sabemos que durante el embarazo debemos dejar algunos hábitos poco sanos como fumar, tomar, exceso de algunos alimentos, entre otras cosas. Pero lo que pocas saben es que estas acciones debes dejarlas antes de la concepción con la finalidad de preparar tu cuerpo y recibir a tu bebé de la forma más sana posible. ¡Toma nota!

 

Tabaco

Fumar es dañino para ti y dificulta la concepción. Y una vez embarazada, la exposición a la nicotina, el monóxido de carbono y el alquitrán puede afectar negativamente el desarrollo y los pulmones del bebé y aumentar el riesgo a tener un parto prematuro y a complicaciones neonatales.

 

Alcohol

Aunque algunos estudios sugieren que una cerveza o copa de vino ocasional durante el embarazo pueden ser seguras, los médicos insisten en que las embarazadas se abstengan de beber alcohol. Un estudio realizado en Dinamarca reveló que las mujeres que bebían entre una y cinco bebidas alcohólicas mientras intentaban concebir por primera vez tenían un 39 por ciento menos de probabilidades de lograrlo dentro de los seis meses que las que no consumían alcohol. Además, tomar en el embarazo aumenta el riesgo de aborto y parto prematuro, y puede incluso contribuir al nacimiento de un bebé muerto. El alcohol puede dañar el desarrollo temprano del cerebro y el sistema nervioso fetal e incluso conduce al síndrome de alcoholismo fetal, cuyos sellos distintivos son la microcefalia (cabeza anormalmente pequeña), el retraso mental y los defectos cardíacos congénitos.

 

Automedicación

Hay algunos medicamentos que han demostrado tener efectos adversos en estudios con animales, otros han presentado evidencia de riesgos fetales potenciales y en algunos más se tiene evidencia de riesgo fetal o anormalidades en el feto. Debes consultar a tu médico y nunca tomes ningún fármaco sin receta.

 

Cafeína

Algunas investigaciones sobre cafeína tienen resultados mixtos, en algunos estudios se ha demostrado que puede contribuir a problemas de fertilidad y a un mayor riesgo de aborto. Especialistas comentan que tomar más de dos tazas de café al día pueden provocar desarrollo fetal deficiente y parto prematuro. Y recuerda que el café no es el único que la contiene, también está presente en el té, el chocolate, las bebidas sin alcohol y ciertos medicamentos.

 

Comida chatarra

Un estudio realizado en la Real Facultad de Veterinaria de Londres determinó que las ratas con una dieta de alimentos chatarra tenían probabilidades de tener bebés con sobrepeso. Otro estudio de la Universidad de Adelaide descubrió que una dieta con alto contenido de grasa y azúcar puede afectar las preferencias alimentarias de los fetos, e indica además que los bebés cuyas madres comieron muchos alimentos cargados de grasa y azúcar tendrán probabilidades de presentar una debilidad por este tipo de alimentos cuando sean mayores.

 

Exceso de azúcar

Investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham descubrieron que los bebés de madres con altos niveles de glucosa durante el embarazo tenían un riesgo mayor de volverse diabéticos.

 

Estrés

Los niveles elevados de estrés pueden interferir con la concepción y afectar el resultado de los tratamientos de fertilización ya que afecta el índice de abandono del tratamiento.

 

Malos hábitos de sueño

Investigaciones de la Universidad de Washington, descubrieron que las embarazadas que dormían menos de seis horas al comienzo de la gestación tenían un mayor riesgo de tener alta presión sanguínea, y las mujeres con menos de cinco horas de sueño por noche tenían probabilidades más elevadas de desarrollar preeclampsia.

 


Drogas

Se ha comprobado que la marihuana, cocaína y éxtasis pueden provocar defectos de nacimiento ya que atraviesan la placenta, llegan al feto y pueden afectar en forma adversa el desarrollo del niño, la placenta misma, tener riesgo de aborto y parto prematuro.

 

Poco o exceso de actividad física

Todos los excesos son malos. El ejercicio físico durante el embarazo evita un aumento de peso excesivo y te hace sentir fuerte y saludable; también puede ayudar a mantener a raya a la diabetes gestacional y ayudar a generar resistencia para el trabajo de parto y el parto mismo. Pero no te excedas, si eres atleta de alto rendimiento o te gusta pasar horas en el gimnasio, esto puede también afectar la facilidad de concepción.