Categorías
Así Crece

5 beneficios de la meditación para los peques

Meditar brindará a tus hijos la posibilidad de conocer mejor su entorno y actuar de manera positiva.

Meditar brindará a tus hijos la posibilidad de conocer mejor su entorno y actuar de manera positiva.

La meditación nos permite estar bien con nosotros mismos, conocernos y crecer, y muchos la consideran una disciplina para aprender a ser buena personas, compasivos y empáticos. Lo cierto es que la mayoría consideramos que sólo de adultos podemos llevarla a cabo, sin embargo también los niños pueden meditar, a su medida claro.

 

De inicio, muchos especialistas consideran que los niños que juegan desde pequeños con la fantasía, el universo y que aprenden a reconocer su entorno y la manera de relacionarse, ya están aprendiendo a meditar. Es una práctica para la cual no existe una edad para iniciarla, pero sí se pueden apreciar sus beneficios con el paso del tiempo. Aquí algunos de ello en los pequeños.

 

1. La meditación les permite a los niños, a nivel somático, regular mucho mejor sus órganos, la capacidad cardiovascular y su desarrollo neurológico. 

 

TE RECOMENDAMOSYoga con tu peque

 

 

 

 

2. Les ayuda a desarrollar más habilidades cognitivas, pues el niño que aprende a meditar, desarrolla todas sus competencias intelectuales, como el sentido cognitivo, mejora la atención, la capacidad de abstracción, lógica y cálculo, entre otras.

 

3. Si bien cualquier actividad física es benéfica para los pequeños, la meditación les brindará la oportunidad de desarrollar habilidades relacionadas con lo creativo, artístico y social, así como aquellas psicomotrices e intelectuales.

 

4. Un niño que practica meditación también aprende a escucha sus emociones, por lo que tendrá más herramientas sociales, conocerá sus límites, capacidades, la asertividad y empatía.

 

5. Es una práctica que pueden realizar a temprana edad y que aprenden a perfeccionar con el paso del tiempo.

 

Por lo anterior, la meditación es una práctica cada día más recomendada para los pequeños, y cabe destacar que no se trata de que la practiquen los niños con algún trastorno o problema de conducta, sino que de manera natural cualquiera puede obtener sus beneficios. ¿Te animas a que ti hijo medite?

 

NO TE PIERDASBuenas tardes, sol