Categorías
Así Crece

5 regalos de amor

No hay mejor regalo para los hijos que el amor. Aquí cinco formas de demostrarlo.

No hay mejor regalo para los hijos que el amor. Aquí cinco formas de demostrarlo.

De acuerdo con una breve e informal encuesta entre adultos de diferentes edades y condiciones sociales, "los recuerdos más felices de tu infancia", tienen que ver más con experiencias familiares y tradiciones, que con recibir cosas. ¿Por qué entonces tantos papás y mamás se quiebran la cabeza cuando deben regalar algo a sus hijos? El mejor obsequio no es un objeto, sino un sujeto que se da a sí mismo, explican los especialistas.  Aquí te presentamos cinco grandes regalos.

 

1. Risas 

Según estudios, reír reduce el nivel de las hormonas del estrés, fortalece las defensas, ayuda a mitigar el dolor físico y fomenta la sociabilidad, así que suelta sonoras carcajadas cuanto puedas, en familia y en particular con tu pequeño. «Los niños que se desarrollan en un clima de alegría a la larga se habitúan a encontrar el ángulo gracioso de las situaciones y a celebrar las ocurrencias de los demás, lo cual los introduce en un círculo de retroalimentaciones positivas que moldea su personalidad», subraya la psicóloga Vanessa Fernández.

 

2. Caricias

El contacto físico es un reconocido factor de apego, pero además un importante reductor de estrés, aun a largo plazo: un estudio que inició hace más de dos décadas midiendo las muestras de afecto de casi 500 mamás hacia sus entonces bebés, encontró recientemente que los hijos de las progenitoras más expresivas y afectuosas son ahora adultos más seguros, menos ansiosos y con una mayor habilidad para solucionar problemas que los vástagos de las mujeres que en aquel entonces se mostraron más frías y distantes.

 

3. Independencia

No todos los padres tienen lo suficientemente presente que su misión primordial es hacer a sus hijos independientes, lo que los hace ser impacientes o sobreprotectores. Apenas pueda hacerlo (siempre bajo tu supervisión, claro), permite que tu bebé coma con sus manitas, se siente solo, se ponga de pie, etcétera; solo así podrá crecer no solo en cuerpo, sino también en conocimientos e independencia.

 

4. Estimulación 

A través de una dosis diaria de estimulación, tu bebé podrá adquirir habilidades físicas e intelectuales, desarrollar una buena disposición a la superación constante y divertirse: coloca una sabana encima de tu cara y provócalo para que te encuentre; en cuanto gatee o camine, ponle cojines en el piso para que los esquive; y pídele que traiga un objeto o lo lleve a la cama. También puedes desafiarlo a través de juguetes que, de acuerdo con su edad, fomenten el desarrollo de alguna habilidad.

 

5. Tu regazo

No escatimes en oportunidades para sentar a tu bebé en tus piernas. El regazo de mamá es un lugar incomparable para que reciba tus abrazos después de una caída o cuando está enfermo, para escucharte mientras le lees un cuento o simplemente para relajarse.