Categorías
Así Crece

Tips para evitar los berrinches de cuando ¡quiere las cosas ya!

Esperar no va con ellos. Aún no entienden por qué no pueden conseguir las cosas de inmediato.

Esperar no va con tu hijo, aún no entiende por qué no puede conseguir las cosas de inmediato. Sin embargo, puedes poco a poco enseñarle a tener paciencia; tenemos estos cinco tips que te ayudarán a lograrlo. ¡Toma nota!

Primero, te decimos por qué ¡todo lo quiere ya!

La impaciencia, querer las cosas ya y sin demoras, es algo propio de los niños pequeños. Con un año de edad, son muy exigentes cuando piden algo: la comida, agua, el chupón… También les cuesta mucho esperar a que se cumpla algo: que se llene la tinita para bañarse, que se caliente su leche, etc. En realidad, es una conducta normal de su edad. Aunque, es justo el momento para enseñarle una sabia lección: la paciencia y la tolerancia a la frustración.

Tips para evitar los berrinches de cuando ¡quiere las cosas ya!

1. Pon atención en lo que está aprendiendo al imitarte. Debes tener en mente que los niños son grandes imitadores. Intenta hacer gala ante ellos de tu mejor muestra de paciencia. Si te saca de quicio el tráfico, si pierdes los estribos ante cualquier situación,  no estarás dando un modelo de serenidad, y además le estarás transmitiendo tu ansiedad. Ahora bien, si no puedes controlarte es importante ofrecerle una disculpa.

2. Introduce pequeñas esperas. Hacia el segundo cumpleaños puedes enseñarle a esperar unos minutos hasta que le sirvas el postre o mientras preparas ese bocadillo que tanto le gusta. Aunque le cueste trabajo, ya puede empezar a asimilar estas situaciones.

3. Enséñale buenos modos. Demuéstrale que hay que pedir las cosas con educación y, como norma general, no cedas a sus berrinches como medio para conseguir sus deseos (pero sin exagerar, pues muchas veces los berrinches son alertas de atención).

4. Cumple tus promesas. Si le has dicho «después de comer armaremos el rompecabezas», debes cumplir lo prometido, porque sólo así aprenderá que esperar vale la pena.

5. Explica por qué hay que esperar. «Las cosas quedan mucho mejor si se tiene paciencia. ¿Ves?, este sándwich estará más rico si le pones un poco de queso y lo metemos un rato al horno». «Cuando termine de preparar la cena jugamos un poco. Si no, se quemarán las papas», usa un tono tranquilo. No siempre funcionará pero sí a la larga.

Quizá sea complicado en algunos momentos de tus días ser constante en estos consejos, por eso, sé paciente contigo misma también. Tú estás aprendiendo a ser mamá y a criar un niño; muchas veces necesitarás ser generosa contigo misma, comprenderte y abrazarte cuando sientas que estás fallando como mamá. ¡No lo estás haciendo! Recuerda que estás haciendo un gran trabajo y que tú eres la mejor mamá que tu hijo puede tener.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia