Categorías
Así Crece

5 tips para el día de la vacuna

Las vacunas pueden poner sensible a tu bebé, pero piensa que el objetivo es cuidar su salud y protegerlo de enfermedades graves.

Las vacunas pueden poner sensible a tu bebé, pero piensa que el objetivo es cuidar su salud y protegerlo de enfermedades graves.

Es normal que cuando lleves a tu hijo a vacunar estés inquieta, la idea de que lo van a inyectar puede ponerte muy nerviosa. Pero debes tener en cuenta que es por su salud. Para hacer más sencillo este proceso y tu peque se sienta más tranquilo, te damos las siguientes recomendaciones.

 

1. Cuando vayas a la consulta, lleva un biberón con agua fresca, un chupón de repuesto y su juguete favorito. Trata de estar lo más tranquila que puedas, ya que si tu bebé nota que estás nerviosa, le transmitirás este sentimiento.

 

2. Vístelo con telas de algodón, evita las prendas sintéticas, ya que estas pueden irritar su piel. Ponle un pañalero de tirantes que no sea necesario quitar para descubrirle el brazo. Procura que la pretina del pantalón sea elástica para que no le apriete. Calcula su toma y dásela una hora antes de la cita, así no tendrá hambre y reduces el riesgo de que vomite.

 

3. ¿Dónde le pondrán la vacuna? A los más pequeños, en la cara anterolateral externa del muslo. A partir de los 18 meses se la pueden poner en el músculo deltoides del brazo.

 

4. Existen algunas vacunas que se platican por dosis, es decir, necesitan más de una aplicación. Pregunta a tu médico cuáles son y cada cuándo se deben aplicar, ya que, en muchos casos si no se completan las dosis, la vacuna no surge efecto.

 

5. Después de la vacuna, aunque tu bebé no deje llorar debes mantener la calma. Sujeta el algodón que te den, sin masajear, viste al niño y espera 20 minutos cerca del centro de salud para asegurarte de que no tiene ninguna reacción alérgica. No olvides ofrecerle una buena dosis de besos y apapachos.

 

Fuente: Dr. Antonio Arista