Categories
Así Crece

6 formas de estimular el cerebro de tu bebé

Con estas actividades estimulas el desarrollo cognitivo de tu bebé dependiendo su edad.

Con estas actividades estimulas el desarrollo cognitivo de tu bebé dependiendo su edad.

Cerca del corazón (0-3 meses)

Si tu bebé es de los que se dejan envolver (hay otros que se agobian y no soportan no poder mover los brazos), resulta muy conveniente alternar periodos de libertad, por ejemplo, durante el cambio de pañal, o que vaya envuelto en una mantita en la carriola o con o mamá en el rebozo. Llevarlos envueltos también desarrolla el tono muscular, porque los nenes hacen pequeñas presiones al intentar moverse y buscar los límites del espacio.

Mucho por investigar (6-9 meses)

Necesitan objetos de diferentes texturas, materiales o grosores. Pueden ser telas, recipientes, botes de plástico, tapas, una hoja? Deben tener diferentes agarres, desde cosas grandes, como una pelota de tela que vaya a manejar con la palma entera, a objetos pequeños que pueda tomar con los dedos (para ayudarlo a desarrollar el movimiento de pinza), pero no tan minúsculos que pueda metérselos a la boca.

Pista de obstáculos (9-12 meses)

Antes de empezar a caminar, necesitan dominar todos los movimientos (giros laterales, sentarse, ponerse de rodillas?). Para ayudarles a través del juego, puedes convertir tu sala en un centro de estimulación ¿Cómo? Pues colocando un cajón a modo de obstáculos para rodear, cojines sobre los que pueda pasar, una mesa para gatear por debajo, juguetes como meta, y el módulo más divertido: mamá o papá en el suelo para escalar o los utilice de apoyo para ponerse de pie. «Ay, qué cosquillas».

I speak english (3-6 meses)

Para ayudarle a desarrollar la agudeza auditiva, puedes ponerle canciones en diferentes idiomas (basta con buscar en internet «música del mundo» y encontrarás un sinfín de opciones). ¿Nuestro pequeño va a ser multilingüe con esto? Pues sólo con esto no, pero su capacidad de discriminación de esos sonidos va a ser mayor y, por tanto, le resultará más fácil aprender nuevos idiomas. Por cierto, una explicación para los papás que se celan porque el bebé se queda hipnotizado escuchando la voz de mamá: es cierto que el recién nacido está más preparado para distinguir los sonidos agudos, pero a medida que pasen los meses, también escuchará perfectamente las voces más graves (ésta es la razón por la que se dice que la música de Mozart es mágica, porque tiene todas las frecuencias del sonido).

Juega conmigo (9-12 meses)

Aunque tu peque esté hecho un auténtico aventurero, hay ciertas cosas que no puede llevar a cabo sin tu colaboración: el aserrín aserrán, el caballito, guerra de cosquillas, el avión? Con todos estos juegos de movimiento desarrolla la musculatura, el equilibrio, disfruta con cierto nivel de riesgo controlado? y algo no menos importante: cuando se ríen juntos, los lazos se estrechan, la familia se fortaece y construyen recuerdos.

Invitado de honor (6-9 meses)

En cuanto empieza a probar distintos alimentos, es bueno dejar que experimente con ellos. Si ya se sienta solito, puede ser uno más en la mesa familiar, ya sea en su periquera o en tu regazo. Se sorprenderá con todos esos nuevos sabores, olores, texturas, mejorará la motricidad fina al coger la comida con sus deditos y, lo más importante, asociará la hora de comer con un momento feliz junto a papá y mamá.

Con estas actividades estimulas el desarrollo cognitivo de tu bebé dependiendo su edad.