Categories
Así Crece

6 tips para aliviar las rozaduras

La mayoría de los bebés recién nacidos y hasta los dos años sufren rozaduras. Es un problema molesto, pero fácil de aliviar.

La mayoría de los bebés recién nacidos y hasta los dos años sufren rozaduras. Es un problema molesto, pero fácil de aliviar.

Entre los miedos más frecuentes de una mamá primeriza se encuentra que su bebé sufra rozaduras. Estas aparecen cuando se pierde el equilibrio de la piel, es decir, cuando se rompe la barrera mecánica que protege a la epidermis y, en consecuencia, provoca una inflamación. Por eso debes tener especial cuidado y evitar al máximo las lesiones. Si la molestia ya está presente, es necesario aplicar alguna pomada o ungüento que alivia la zona. Aquí te dejamos esta guía para aliviar las rozaduras en poco tiempo.

 

1. Recuesta a tu bebé sobre una superficie limpia, cubierta con un lienzo de algodón. Abre el pañal pero no lo retires por completo. Toma las piernitas de tu nene con una sola mano y súbelas un poco (sin forzar). Con una toallita húmeda hipoalergénica que no contenga alcohol ni fragancia, elimina los restos de pipí o popó. También puedes emplear una gasa mojada en agua templada (no caliente). Deslízala suavemente de arriba hacia abajo, sin frotar la rozadura. Coloca las toallas o gasas sucias en el pañal y dóblalo sobre sí mismo hasta que quede como un paquetito.

 

2. Seca la zona con un paño de algodón o con una toalla suave, dando palmaditas. Así evitarás que la piel se agriete más. Seca bien, sobre todo los pliegues donde se acumula la humedad.

 

3. Deja expuesta al aire libre la zona afectada, aproximadamente un minuto para que seque bien. Coloca una toallita sobre los genitales del bebé para evitar un accidente (con el frío pueden darle ganas de orinar).

 

4. Pon el pañal limpio bajo las nalgas. Hazlo con sumo cuidado para evitar rozar las lesiones. Si a tu bebé le molesta la rozadura al levantarle las piernitas, mejor gíralo hacia un lado, coloca el pañal, y vuelve acostarlo.

 

5. Extiende una capa gruesa de ungüento o pomada antirrozaduras que te haya recomendado el pediatra. No frotes la crema porque irritarías más la lesión. Aplícala con golpecitos por toda el área afectada, evita que entre a los genitales, a menos que así lo recomiende el médico.

 

6. Es conveniente dejar al bebé un rato sin pañal (unos dos minutos), hasta que la crema se haya absorbido un poco. No ajustes mucho el pañal para que el aire circule.