Categories
Así Crece

6 tips para que tu bebé duerma solo

¡Siempre quiere dormir con nosotros! No es demasiado tarde, todavía puedes establecer una rutina de sueño.

¡Siempre quiere dormir con nosotros! No es demasiado tarde, todavía puedes establecer una rutina de sueño.

Los hábitos de sueño potencialidad la independencia y la seguridad de los niños. Aquí te damos algunas recomendaciones para que tu peque aprenda a dormir solo.

 

1. Si no puede dormir solo
La rutina es imprescindible para alcanzar el sueño, mantenerlo y permitirle que sea cada vez más independiente. Un baño relajante, una cena ligera, tranquila y leer un cuento en la cama son una buena costumbre para introducirlo en su reposo.

 

2. Tu papel en esta rutina nocturna será muy importante al principio, pero poco a poco te irá difuminando
Lo más probable es que los primeros días te quedes junto a su cama hasta que se duerma, aunque es fundamental salir mientras está aún despierto, y que, poco a poco, lo dejes un poco antes de que caiga en sueño, siempre inmediatamente de apagar la luz.

 

3. Si te llama a medianoche
A veces el problema llega a media noche, cuando se despierta porque tiene sed o en medio de una pesadilla. Para los padres suele ser más fácil acostarse en su cama o llevarlo a la suya que atenderlo en su habitación y después marcharse. Hacer lo segundo, sin embargo, merece la pena a largo plazo.

 

4. Si se despierta es importante que te acerques a él
Para calmarlo, dale un poco de agua si la pide y quédate un tiempo al pie de su cama hasta que se relaje. Una vez que lo haga no tardará mucho en dormirse y entonces será el momento perfecto para que vuelvas a tu lugar.

 

5. Si salimos de vacaciones y no hay camas suficientes
No hay nada de malo ni perverso en que padres e hijos duerman juntos en alguna ocasión. Tu objetivo es su independencia, pero hay situaciones excepcionales.

 

6. ¿Hay excepciones?
Es posible que el pequeño requiera de tu presencia en determinados momentos: durante una enfermedad o en un momento crítico para la familia (un divorcio, un cambio de casa repentino, la muerte del abuelo). Pero es fundamental que  antes de esto le hayas inculcado el hábito de dormir solo.