Categories
Así Crece

¡A la camita!

Repetir los hábitos antes de dormir le ayuda a conciliar el sueño, lo cual beneficia al pequeño y a papá y mamá.

Repetir los hábitos antes de dormir le ayuda a conciliar el sueño, lo cual beneficia al pequeño y a papá y mamá.

Establecer un ritual antes de dormir es muy importante, porque contribuye a instaurar regularidad en la vida del bebé. El pequeño necesita asociar acontecimientos (el baño, la cena, un cuento?) que se repiten cada noche en un orden idéntico y le predisponen al sueño.

 

¿Quién elige el ritual para acostarse?

Desde muy pequeño, el bebé manifiesta preferencias y los padres, instintivamente, las captan enseguida. Algunos recién nacido se relajan  si se les acaricia suavemente la carita, otros prefieren que se les meza en la cuna o les entonen una melodía. En cada caso, los padres optarán por uno u otro ritual, en función de los sigamos de desagrado o aprobación que el peque emite. Pero todos los niños precisan un apoyo manifiesto que les ayude a separarse de sus seres queridos en el momento de avistares. Necesitan una pequeña ceremonia  que les transmita la seguridad de que nada va a cambiar, de que cuando despierten, papá y mamá acudirán a su lado, como todos los días. Para lograrlo te dejamos los siguientes tips.

 

Para dormir bien

Es importante que tu tesoro no asocie su habitación únicamente con el momento de dormir.

Jugar con él en su cuarto: pintar con los dedos, amasar plastilina? le ayudará a querer más ese lugar y no asociarlo solo a la hora de dormir.

Si colocas su peleche favorito a su lado, acabará siendo su compañía y le transmitirá sosiego y seguridad.

Dejar una luz suave (o la del pasillo con la puerta abierta) suele ser muy eficaz.

 


¿Cómo decirle hasta mañana?

1. Tu chiquitín no tiene noción del tiempo, pero si le nombras con anticipación los acontecimientos que preceden a la hora de acostarse (el baño, la papilla, el rato de juego?), asumirá mejor este momento.

2. Un baño antes de la cena le relaja mucho. Conviene hacerlo sin prisas, dejándolo disfrutrar.

3. Crea un ambiente tranquilo, baja el ritmo de sus actividades. Respetar su horario de sueño es una regla de oro, aun cuando haya visitas.

4. Sus actividades diurnas deben ser variadas y amenas. Un niño inactivo, que no se cansa duerme mal.

 

Con estos sencillos consejos, tu pequeño podrá establecer rutinas que le permitan conciliar el sueño mucho más rápido y lograr un descanso reparador.