Categorías
Así Crece

Aprender nuevas palabras

Como ya comprende lo que le dices, es momento de hablar.

Como ya comprende lo que le dices, es momento de hablar.

Durante el primer año, el bebé ensaya: alarga las vocales («aaaaa»), repite sílabas («ma, ma, ma, ma») y combina soni dos («ti-ta, ti-ta»), y cuando llega su primer cumpleaños (no todos los niños son igual de rápidos) dicen su primera palabra con sentido («hola», «mamá»…). pero para animarlo a hablar, primero tienes que platicar mucho con él, pues en la base del lenguaje está el contacto con la realidad. Estos juegos le ayudarán.

 

1. Toma y dame

 

Siéntate frente al pequeñito (de seis o nueve meses) en una alfombra. Coloca algunos de sus juguetes alrededor de forma que los alcance bien.

 

«Dame el camión», le pides. De esta forma compruebas que conoce las palabras, que entiende los significados. Si no lo entiende, coge el camión y se lo muestras: «¡Aquí está el camión!». Cuando ya comprenda las palabras, pasas a un nivel más complejo: ¿será capaz de decirlas? Emitir una palabra es más difícil que entenderla, requiere más madurez. Para invitarlo a hacer el esfuerzo de nombrar las cosas, cuando lleves un rato pidiéndole objetos cambia los juguetes de lugar. Ahora ponlos junto a ti y pregúntale: «¿Qué quieres?». Al principio, el peque señalará lo que quiere (le es más fácil), pero debes invitarlo a que te lo pida verbalmente. Cuando lo haga (dirá «on» en vez de camión), aplaudes y lo felicitas con mucho entusiasmo.

 

2. Nuestro álbum favorito

 

Confecciona un álbum de fotos que contenga imágenes de los objetos que forman parte de la vida del bebé. Coloca fotografías de la familia, los abuelos, los hermanos (mejor si son de sus caras), su objeto de consuelo, la mascota del vecino que tanto le gusta, su biberón… Sienta al bebé en tu regazo y mira el álbum con él.

 

Detente ante cada imagen y con voz suave hazle preguntas sobre lo que tiene delante: «¿Quién es éste?». Responde si él aún es demasiado pequeño: «¡Papá!». «Y, ¿qué lleva en la cabeza? ¡Una gorra!…». Cuando hayas terminado de comentar la foto que tienes delante, ponle un poco de intriga al tema y pregúntale con emoción por lo que viene a continuación. «¡Y ahora… ¿qué sigue?!».

 

Con este juego le ayudas a fijar la atención, a percatarse en los detalles más allá del conjunto, a interpretar lo que ve y a desarrollar la memoria. Cuando haya visto muchas veces el álbum le encantará adelantar todo lo que se avecina con su especial lengua de trapo.