Categories
Así Crece

Autoestima: ¿cómo se crea la imagen de sí mismo?

Los papás son el espejo de los hijos: tus mensajes y opiniones sobre ellos, lo que les dices y les muestras con tus gestos y expresiones, fortalecen o dañan su autoestima.

Los papás son el espejo de los hijos: tus mensajes y opiniones sobre ellos, lo que les dices y les muestras con tus gestos y expresiones, fortalecen o dañan su autoestima.

La autoestima es la opinión que los niños tienen de sí mismos, lo que creen que valen. Y son los mensajes que reciben de los padres (y los de nadie más) los que, en la primera infancia, conforman la imagen que tienen de sí mismos. Puede que la abuela diga: «Este niño es un caprichoso»; pero si los papás no opinan lo mismo y se lo hacen saber a su hijo de diferentes maneras, el niño no se sentirá marcado por esa etiqueta. Cuando describes a tu hijo como «malo», «torpe» o «maleducado», él concluye que esas deben ser las cualidades que posee y, sin dudarlo (porque confía ciegamente en ti), las incorpora como parte del bagaje personal y afectivo con el que va a contar para crecer.
 
Poco a poco y con tus mensajes sobre sí mismos, los peques van construyendo eso que se define como «autoimagen». Y lo harán reflejando fielmente tus juicios y opiniones, porque sucede que el niño jamás se va a cuestionar si las etiquetas que le has puesto son adecuadas o no lo son: lo que va a cuestionar es su propio valor.
 
Y como todos, pequeños y adultos, se comportan y desenvuelven en la vida de acuerdo a la imagen que tienen de ellos mismos, la ecuación que resulta es bastante sencilla: si el niño piensa y siente que es, por ejemplo, un desastre, le va resultar muy difícil comportarse a lo largo de su infancia de otra manera que no sea esa. ¿Y por qué? Porque, de lo contrario, sentirá que «no es él».