Categorías
Así Crece

¡Ayuda! Mi hijo no hace caso

Sí, a veces parece una misión imposible, pero es real: ¡tú puedes lograr que tu hijo preste atención a la primera!

Por: Mayra Martínez Fotos: iStock

 

Estas frases pueden sonarte costas frases pueden sonarte conocidas: “Eres muy desobediente”, “¿cuántas veces debo decírtelo?”, “estoy cansada de que no me escuches”… Por mucho que le repitas algo, parece que tu pequeño no escucha o no quiere hacerlo. Seguido de esto, tus nervios se ponen de punta, tu presión sanguínea aumenta, lanzas el grito y… tu hijo se suelta a llorar. Resultado: caos total.

Es totalmente NORMAL

Tu hijo te pone a prueba, sabe que no explotarás hasta la tercera vez que le repitas la misma orden. Puede ser desesperante, pero quizá te ayude mucho entender que la actitud de tu hijo hasta cierto punto es normal. Aunque a partir de los 3 años los berrinches empiezan a disminuir y tu hijo será más flexible, también su personalidad seguirá creciendo y afirmándose. Todos los padres desean que sus hijos se comporten bien y hagan caso, pero exigir algo repetidamente y a gritos no garantiza que sea realidad. Si en tu casa acostumbran repetir una instrucción cuatro, cinco o seis veces antes de decidirse a intervenir, tu hijo tomará esas repeticiones como la cosa más normal. Él sabe que desde que le pides algo por primera vez hasta que te decides a actuar tiene tiempo para correr, seguir jugando…

¿POR QUÉ NO HACE CASO?

• Tu hijo debe aprender por experiencia propia hasta dónde puede llegar y cuáles son sus límites.

• Trata de afirmar su tan deseada independencia y de ver en qué medida es compatible con tu autoridad.

Lo normal es que todos los niños sean inquietos y dispersos, pero si sospechas una auténtica anomalía (lo que digan en la escuela importa) lo recomendable es acudir a un especialista y salir de dudas.

LAS AMENAZAS NO SON LA OPCIÓN, NO DEBEN SER EL MODO FRECUENTE DE COMUNICACIÓN CON TU HIJO

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE DICIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS