Categorías
Así Crece

Según estudios, dos bacterias son las responsables de que los niños con mascotas sean más sanos

Se ha comprobado de los grandes beneficios que aportan los animales en la vida de los pequeños.

Se ha comprobado de los grandes beneficios que aportan los animales en la vida de los pequeños.

Algunos estudios han señalado que los niños que tienen mascotas sufren de menos alergias y tienen menos riesgos a sufrir obesidad y aunque no lo creas esto no es psicológico, es real.

 

También ahora se sabe, gracias a un estudio llevado a cabo por la experta en epidemiología pediátrica Anita Kozyrskyj, de la Universidad de Alberta en Canadá, que el motivo de estos beneficios a la salud, reside en dos microbios que transmiten estos animales a los niños: Ruminococcus y Oscillospira, dos microbios que se encontraron en los niños que tenían mascota.

En el estudio se analizaron un total de 746 bebés y niños pequeños donde 70% vivían con perros, y el resto vivía, con gatos. Lo más curioso es que este efecto beneficioso de los microbios ya tiene lugar en el vientre materno, antes de que los niños nazcan.

 

Pero otro estudio realizado por Erika Friedmann y sus colegas de la University of Maryland comprobaron que en el caso de la salud cardiovascular, los perros pueden mejorar esta condición y los gatos pueden empeorarla. Este sorprendente resultado animó a los científicos a explorar otros posibles efectos beneficiosos de tener perro. Se hicieron estudios que demostraban que los propietarios de perros soportaban mejor el estrés diario, veían la vida de manera más relajada, tenían la autoestima más alta y eran menos propensos a sufrir depresiones.

 

Y la investigadora Karen Allen, de la State University of New York en Buffalo, también entregó un perro al que tenían que cuidar a corredores de bolsa que sufrían hipertensión. Otro grupo de corredores de bolsa no recibieron ningún perro. Transcurridos seis meses, los que cuidaron del perro mostraban una tensión inferior.