Categories
Así Crece

Baño seguro

El cuarto de baño ocupa el segundo lugar en peligrosidad de la casa, después de la cocina. ¿Quieres que tu bebé esté seguro? Sigue leyendo y te contamos cómo lograrlo.

El cuarto de baño ocupa el segundo lugar en peligrosidad de la casa, después de la cocina. ¿Quieres que tu bebé esté seguro? Sigue leyendo y te contamos cómo lograrlo.

¿Ya gatea tu bebé? En cuanto comienza a desplazarse por si mismo muchas zonas de tu hogar pueden constituir un riesgo para el pequeño explorador. Las medicinas, los cosméticos, los objetos cortantes y, por otro lado, los aparatos eléctricos que tanto le llaman la atención. Por muchas precauciones que se tomen, nunca hay que bajar la guardia. No está de más echar un vistazo a tu alrededor y comprobar si has conseguido un entorno seguro:

1.Lo primero es mantener cerrada la puerta para evitar que entre al cuarto de baño. Para mayor seguridad se puede colocar un cerrojo por fuera, a una altura a la que no puedan llegar los pequeños, e inutilizar la manija interior para que no se queden encerrados.

2.Los medicamentos deben guardarse bajo llave. Lo mismo sirve para los productos de higiene, limpieza y objetos cortantes. También conviene retirar de su alcance los productos o útiles de limpieza, aseo, cosmética (desinfectantes, aromatizantes, champús, maquillajes).

3.Los aparatos eléctricos (secador de pelo, máquina de afeitar…) deben estar bien guardados y, desde luego, nada de dejarlos conectados a la corriente eléctrica.

4.Siempre baja la tapa del sanitario. Las tiendas especializadas venden seguros a prueba de niños para contener a los peques con afán de investigación acuática.

5.Evita dejar taburetes que faciliten el acceso a armarios o repisas.

6.Siempre que se use la bañera hay que vaciarla inmediatamente, tanto la del bebé como la familiar.

¿Dejarle solo? Nunca

Si ya bañaste al bebé en la bañera familiar debes tener cuidado de no dejarlo solo dentro de la bañera, cubrir el grifo para que no se haga daño y colocar una alfombra antideslizante en el fondo para que no se resbale. Después conviene colocar una alfombra o toalla en el suelo a la hora de sacar al niño de la bañera para evitar caídas