Categories
Así Crece

¿Qué es el juego simbólico?

El juego simbólico tiene muchos beneficios para el desarrollo de los niños. Descubre cuáles son.

El juego simbólico tiene muchos beneficios para el desarrollo de los niños. Descubre cuáles son.

Tal vez te hayas preguntado por qué tus peques juegan a la casita y de un momento a otro se han convertido en piratas o en doctores que salvan la vida a sus peluches. Todos estos escenarios se llaman juego simbólico, y tiene muchos beneficios para el desarrollo de los niños.

 

En el juego simbólico, los pequeños ensayan diversas situaciones en las que se devolverán en la vida real, por lo que les sirve para resolver diferentes problemas cotidianos: los niños ponen en práctica los aprendido mediante su capacidad de observación del entorno en el que se desenvuelven.

 

A través de simulaciones imaginarias, los niños recuerdan lo aprendido mientras repiten acciones y una otra vez hasta perfeccionar ciertas conductas: cuando juegan a ser superhéroes, están aprendiendo sobre valores; cuando juegan al doctor, toman conciencia sobre el cuidado de su salud, y si juegan a la casita, conocen las diversas responsabilidades de un hogar.

 

Además, el juego simbólico los ayuda a practicar diversas habilidades y a desarrollar capacidades propias: conocen mejor su cuerpo y las aptitudes que les ayudarán a definir sus talentos.

 

TE RECOMENDAMOS: Beneficios de que tus hijos jueguen a la casita

 

 

 

 

 

Como verás, el juego simbólico les ayuda a conocer y desarrollar sus aptitudes físicas, emocionales y mentales,

además de otros beneficios como los que te mostramos a continuación:

 

-Ayuda a estructurar el pensamiento

 

-Estimula la curiosidad

 

-Fomenta el autoestima y el autocontrol

 

-Comprenden mejor el entorno que les rodea

 

-Desarrollan el lenguaje y adquieren nuevo vocabulario

 

-Adquieren conocimiento útil para su vida diaria

 

-Ensayan diversos roles

-Mejoran sus competencias socioemocionales

 

-Desarrollan la creatividad y la imaginación

 

-Facilita la expresión de emociones y sentimientos.

 

Es muy importante que como papás estimulemos en nuestros hijos el juego simbólico y formemos parte de su aventura. Si juega al médico podemos ser uno de sus pacientes, o un alumno muy preguntón si está jugando a la escuelita.

 

Hay que procurar apegarnos a un rol para no frustrar su juego, y así aprenda y se divierta al mismo tiempo.

 

Recuerda: el juego simbólico ayudará a tu peque en muchos aspectos de su desarrollo y tú también puedes pasar un momento increíble a su lado.

 

NO TE PIERDAS: Jugar, un seguro de salud