Site icon Padres e Hijos

Limpieza excesiva causa asma

Limpieza excesiva causa asma

Limpieza excesiva causa asma

Contrario a lo que se cree, un nuevo estudio sugiere que una de las principales causas del asma es la limpieza excesiva en los hogares.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de British Columbia, los niños con alto riesgo de padecer asma carecen de importante bacterias intestinales en sus primeros meses de vida por crecer en ambientes demasiado limpios. 

 

Si bien los científicos hasta ahora no tienen una respuesta definitiva sobre las causas del asma, el hallazgo publicado en la revista Science Translational Medicine identificó por primera vez cuatro bacterias específicas que parecen estar involucradas en el desarrollo de un sistema inmunológico que protege al organismo del asma.

 

Limpieza sin exagerar

 

De acuerdo con los autores del estudio, su descubrimiento ayuda a entender por qué en los países desarrollados hay más niños con asma. "Esta investigación sostiene la hipótesis de la higiene, según la cual estamos convirtiendo nuestro entorno en un lugar demasiado limpio", explicó el coautor del estudio Brett Finlay, profesor de microbiología e inmunología de la Universidad de British Columbia.

 

Los casos de asma han aumentado notoriamente desde la década de los 50, en particular en los países occidentales donde más de 20% de los niños padece esta enfermedad crónica que produce respiración sibilante, tos y dificultad para respirar.

 

Sin embargo, este padecimiento se ha incrementado en una proporción más baja en los países que están en vías de desarrollo, donde no hay una obsesión por la higiene que limite en demasía la exposición de los bebés a bacterias que pueden ayudar en tener un sistema inmune más fuerte.

 

Foto: Pinterest

 

El hallazgo de los científicos canadienses también abre la puerta a la búsqueda de tratamientos probióticos para bebés con el objetivo de prevenir el asma, así como la creación de una prueba para predecir qué niños tienen más riesgo de padecerlo.

 

"Nos da nuevas formas para prevenir esta enfermedad que pone en peligro la vida de muchos niños. El trabajo demuestra que tenemos un periodo corto de tiempo, una ventana de tal vez 100 días, para intervenir terapéuticamente a los bebés y protegerlos", subrayó el inmunólogo pediátrico Stuart Turvey, el otro autor del estudio.

 

Además de las bacterias, se cree que esta diferencia se explica por varios factores ambientales y las trampas de la vida moderna: los países desarrollados tienen mayores tasas de nacimientos por cesárea, los bebés se alimentan con más complementos que con leche materna y se consumen demasiados antibióticos, ejemplificaron los especialistas en un comunicado.

 

A pesar de que aún no está claro cómo los niños adquieren las cuatro bacterias identificadas, la investigación "muestra que tienen un papel importante en el asma, aunque esto ocurre en una etapa temprana de la vida, cuando el sistema inmunológico del bebé se está desarrollando", detalló Finlay.

 

 

 

Exit mobile version