Categorías
Así Crece

¿Tienes una Einstein en casa? Descubre si tu niña (o niño) podrían brillar en la ciencia

Tu hijo, sea niño o niña, podría llegar a brillar en las matemáticas o en la investigación científica; adentrarse en el mundo de la tecnología y la ciencia, crear innovaciones que ayuden al mundo a ser mejor. Podría convertirse en un verdadero científico. Descubre si tiene el potencial y ayúdalo a desarrollarlo.

Según la teoría de las inteligencias múltiples, establecida por el psicólogo y profesor de la Universidad de Harvard, Howard Gardner, en todas las personas, hombres y mujeres, cohabitan ocho tipos de inteligencia, las cuales deben estimularse con énfasis en la capacidad predominante, para favorecer, por un lado, un desarrollo equilibrado y, por otro, la excelencia y calidad a partir del perfeccionamiento de una habilidad específica, entre otros beneficios.

Por ejemplo, ¿qué habría sucedido si a Mozart lo hubieran mandado a clases de matemáticas en lugar de piano? ¿Habría sido tan bueno haciendo cuentas como lo fue en la música? ¿Nos habríamos perdido de su grandeza como artista? Tal vez, porque su «inteligencia musical» probablemente habría permanecido «dormida», sin alcanzar el grado de desarrollo que lo convirtió en el mayor genio en la historia de la música.

Afortunadamente, el padre de Mozart tuvo la atinada idea de compartir su pasión –también era músico– con su hijo, y dio a este la oportunidad de desarrollar sus propias habilidades.

Los padres de hoy debemos aprender de ejemplos así, pues es la única manera en que todos los niños pueden tener los medios que necesitan para desarrollar su potencial personal. ¿Ya sabes cuál es el de tu hijo?

Para empezar esta búsqueda, aquí te damos unas cuantas pistas para identificar si el tipo de inteligencia que predomina en tu niño es la lógica-matemática, la que caracteriza a los ingenieros, científicos, inventores, matemáticos…

Tu hijo podría ser un pequeño Einstein si…

  • Se entretiene mucho al contar objetos, crear filas con ellos, clasificarlos por color o forma o apilarlos por tamaño.
  • Quizá también manifieste facilidad para resolver problemas, se desempeñe bien en juegos de estrategia, tenga la habilidad de notar diferencias entre dos imágenes parecidas, establezca relaciones entre datos y anticipe consecuencias lógicas.
  • Sus juguetes ideales son: los rompecabezas (de acuerdo con su edad), los bloques, las regletas (un juego de manipulación matemática que se utiliza en la escuela, incluso para enseñar a adultos, y que consta de barras de colores de 10 dimensiones distintas, que van de uno a 10 centímetros) y los dominós.

¡Estimúlalo!

Enséñale recetas fáciles de cocina, que no requieran el uso de la estufa ni calor, y sí la utilización de básculas y recipientes medidores, haciéndole notar cantidades, tamaños y el peso de los ingredientes. Motívalo para formar colecciones y proporciónale cajas de distintos tamaños para que guarde sus juguetes de acuerdo con determinado criterio: colores, utilidad, etcétera.

Felipe Salinas