Categorías
Así Crece

7 claves de la neumonía en niños

La neumonía es una de las enfermedades con mayor incidencia en los niños menores de cinco años. Para evitar complicaciones aquí te decimos cuáles son sus síntomas y tratamiento.

La neumonía es una de las enfermedades con mayor incidencia en los niños menores de cinco años. Para evitar complicaciones aquí te decimos cuáles son sus síntomas y tratamiento.

¿Qué es la neumonía? 

La neumonía, también conocida como pulmonía, es una infección producida por diversos microorganismos. En el niño sano sus gérmenes causantes son las bacterias y virus; sin embargo, también puede producirse, aunque rara vez es así, por hongos o parásitos, afectando en este caso, a niños inmunodeprimidos, es decir, con un sistema  inmunológico débil. Tal y como se explica en el siguiente video: 

 

Síntomas de la neumonía

La neumonía suele comenzar como una gripe, por lo que es frecuente que pasen varios días hasta que se diagnostica, mediante una auscultación de los pulmones o una radiografía de tórax. Asimismo, los síntomas dependen de la edad del niño y de la causa de la neumonía, encontrándose entre los más comunes: fiebre, escalofríos, tos, respiración acelerada, ronca o sibilante, dificultad para respirar, dolor en el pecho o abdominal, vómitos, decaimiento, inapetencia e incluso, en ocasiones, pueden presentar un color azulado o gris en los labios y uñas (cianosis). Éstos suelen durar entre una y dos semanas, aproximadamente.

Foto: Pinterest

¿Cómo atender a niño con neumonía?

1. Mantén humidificado el aire de la habitación donde se encuentre el niño.

2. Si el pediatra ha recetada antibióticos, debes administrarlos con la frecuencia y duración prescrita. Así, se recuperará más rápido y disminuirán las posibilidades de contagio. 

3. Dale al niño abundantes líquidos.  

4. A no ser que el médico recomiende lo contrario, no frenes la tos artificialmente con medicinas, ya que la tos sirve para limpiar las secreciones bronquiales. 

5. Si hay dolor en el pecho, aplica compresas calientes para aliviar el malestar. 

6. Verifica que el color de las uñas y de los labios no sea azul o grisáceo , ya que esto es una señal de que los pulmones no obtienen suficiente oxígeno.

7. Ponle el termómetro, al menos, una vez por la mañana y otra por la tarde, llamando al pediatra en caso de que supere los 39 ºC, o 38 ºC si tiene menos de 6 meses.