Categories
Así Crece

5 claves para saber que tu hijo está creciendo correctamente

¿Cómo saber que mi hijo está creciendo bien?

¿Cómo saber que mi hijo está creciendo bien?

Seguramente te has preguntado, ¿Si el crecimiento de tu niño es normal? ¿Por qué un hermano menor casi lo alcanza o es más alto? ¿Tu hijo está creciendo más lento de lo habitual? o ¿Por qué está en los primeros lugares de las formaciones escolares?, mientras que sus compañeros cada vez tienen mayor altura.

 

Si es tu caso, lo más recomendable es que acudas con un especialista a fin de descartar cualquier insuficiencia en sus niveles de hormona de crecimiento, sustancia encargada de regular el crecimiento en los niños, su fortaleza muscular y ósea, así como la distribución de grasa. Esta hormona es generada por la hipófisis, una pequeña glándula ubicada en el cerebro. Cuando ésta no produce la suficiente cantidad de hormona, se presenta el trastorno conocido como Déficit de Hormona de Crecimiento (DHC), que se manifiesta en que los niños crezcan más lentamente y presenten una estatura menor que la de otros de la misma edad y sexo.

 

La Dra. Margarita Barrientos, especialista en Pediatría Médica y Endocrinología por el Instituto Nacional de Pediatría, nos comparte 5 indicadores que nos ayudarán a detectar posibles trastornos en el crecimiento de tu hijo:

 

1.    Registrar el crecimiento de tus hijos – Se estima que los niños entre los 2 y 3 años deben duplicar la estatura que tuvieron al nacer y a partir de los 3 años crecer 5 centímetros por año hasta la pubertad. Por ello, es fundamental tener un control puntual de su crecimiento y consultar con el pediatra si nota alguna anomalía.

 

2.    Revisar el lugar que ocupan en la formación escolar – Si tu hijo se encuentra dentro de los primeros cinco lugares en las formaciones escolares desde el preescolar y/o nivel básico, pon especial atención a las razones por las cuales esto ocurre, acércate con el pediatra y pregúntale sobre el tema.

 

3.    Rostro y/o rasgos corporales ?aniñados? – Entre los principales síntomas del DHC se ha detctado que el rostro de los pacientes tienen un aspecto ?menor que el de otros niños de la misma edad?, asimismo los caracteriza un cuerpo regordete, manos y pies pequeños, y desarrollo muscular insuficiente.   

 

4.    Pide a tu pediatra que mida a tu hijo utilizando curvas de crecimiento – 

Las curvas de crecimiento se emplean para comparar la estatura, el peso y el tamaño de la cabeza de tu hijo frente a niños de la misma edad. Las curvas de crecimiento pueden ayudarte a ti y al médico a tener parámetros estimados de crecimiento y ser una advertencia oportuna para cualquier problema, así como diagnosticar oportunamente talla baja, obesidad  y peso bajo o desnutrición.

 

5.  Conocer la historia clínica de tu hijo ? Algunos pacientes diagnosticados con DHC desarrollaron el padecimiento, por algún golpe fuerte en la cabeza o algún traumatismo craneoencefálico, por ello, es importante si alguno de tus hijos sufrió algún incidente de este tipo, lo tengas muy presente y estés al pendiente de su crecimiento. Si tu hijo al nacer fue muy pequeño, no recuperó  talla y    continúa por debajo de la estatura esperada para su edad puede tener DHC.

  

Actualmente los tratamientos para revertir el DHC se basan en la terapia restitutiva, es decir se proporciona a los pacientes una hormona sintética, la cual deberá ser aplicada principalmente en la noche, y por el tiempo que el especialista lo indique.

 

Es fundamental contar con diagnóstico temprano, ya que para obtener mejores resultados el tratamiento debe ser aplicado en la época pre-púber, es decir, antes de la adolescencia para las niñas entre los siete y nueve años y para los varones entre los 11 y los 13 años. Ya que entre más pronto se inicie el tratamiento el paciente infantil diagnosticado con el padecimiento de DHC obtendrá una talla final más alta y una mejor autoestima.