Categorías
Así Crece

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

Entender cómo funciona y se desarrolla su cerebro te ayudará a tomar decisiones y acciones más acertadas en la educación de tu hijo. Te invitamos a adentrarte en su ¡mundo neuronal!

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

1. Tiene mil millones de neuronas
Al nacer, cuenta con casi la totalidad de los cien mil millones de neuronas que tendrá cuando sea adulto y antes de sus seis años, esas neuronas habrán desarrollado trillones de conexiones entre sí; lo mejor: cada una de esas conexiones se traducen en un aprendizaje.

¿Para qué lo necesitas saber?

Para que decidas qué le quieres enseñar, pues cada aprendizaje que le ofrezcas se le va a quedar grabado en forma de conexión neuronal y lo acompañará a lo largo de toda su vida.

2. El cerebro opera en tres niveles.
Reptiliano, nos orilla luchar por nuestra supervivencia; emocional, nos facilita la capacidad de distinguir emociones agradables y desagradables; y racional, nos permite comunicarnos, razonar, empatizar o tomar decisiones.

¿Para qué lo necesitas saber?

Para saber qué necesidad debes satisfacer en tu hijo para darle bienestar:

• Un bebé necesita satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, frío o sueño; si quiere comer…

• A partir del primer año, necesitas dialogar tanto con su cerebro reptiliano como con sus necesidades emocionales de amor y seguridad; cuando tenga hambre o sueño, apapáchalo también.

• Al tercer año, ya controla sus instintos básicos y se deja guiar por su razón, intuición y voluntad; ya puedes pedirle que espere un momento a que termines de preparar la cena.

3. Desarrolla sus habilidades intelectuales y emocionales a través de la observación y la imitación.
Gracias a las neuronas espejo imagina que sus reacciones toman la misma posición de quien observa en situaciones similares.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para que le ofrezcas buenos modelos de comportamiento, según aquello que deseas reforzar en él, las conductas positivas o aquellas que te gustaría que hiciera o dejara de hacer.

4. Las recompensas positivas activan.
La región del cerebro que controla la motivación, donde se segrega dopamina, neurotransmisor que regula el placer.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para motivar a tu hijo hacia las conductas que consideras correctas. Esto lo lograrás si consigues asociar esas acciones con la recompensa que le cause satisfacción; puede ser desde un juguete hasta una sonrisa, aunque la que más valora un niño es el reconocimiento de sus padres.

Mira cómo estimular a tu hijo…

Llena la habitación de tu hijo con los colores del arcoíris y sube su ánimo

5. La región encargada de interiorizar normas (los límites) dentro del cerebro de tu bebé es la más importante para conseguir la felicidad.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para que no temas establecer límites a tu niño. Poner límites a las conductas poco adecuadas ayuda a evitar que tu niño establezca conexiones entre sus neuronas que no lo van a favorecer; los límites son básicos para guiarlo hacia aquellas conductas que lo pueden llevar a lograr sus metas: constancia, responsabilidad, persistencia…

6. La empatía activa
La empatía activa una de las regiones (la ínsula) que sirven de puente entre su cerebro racional y el emocional, lo cual pone en paz sus emociones.

¿Para qué te sirve saberlo?

Cuando tu niño tiene sus emociones muy intensas (como en el berrinche), literalmente está fuera de sí; para ayudarlo, lo mejor es empatizar con él para hacer que su cerebro racional apacigüe sus emociones.

7. Percibe la injusticia
La ínsula -que entiende las sensaciones desagradables- se activa frente a aquello que puede causar daño; por ello, los niños sienten desconfianza de quien perciben falsedad o injusticia.

¿Para que te sirve saberlo?

Para evitar incumplir tu palabra o utilizar la mentira para conseguir lo que quieres; faltar a la palabra acaba provocando que el niño se aleje y no cree vínculos duraderos.

8. Miedos VS. Confianza
El niño vive una constante pelea entre sus miedos y la confianza de enfrentarlos; mientras su amígdala se encarga de detectar amenazas y sentir miedo, su cerebro racional le ofrece la posibilidad de dominar sus miedos y seguir.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para saber que la sobreprotección le resta independencia a tu hijo, porque aprende que necesita a sus padres para sentirse bien: sin miedo. Cuando le das la confianza para que él mismo los afronte, lo ayudas a sentirse capaz.

Datos del cerebro de tu hijo… En exprés

  • Sus necesidades básicas y el sentirte empático llevan la batuta de sus acciones. 
  • Las emociones son como la materia oscura del universo: con frecuencia no pueden verse, pero suponen 70% de la energía cerebral. 
  • La confianza del niño es igual a la confianza de los padres en el niño elevada al cuadrado. 
  • Su cerebro emocional es vital en los seis primeros años de vida en la relación entre padres e hijos.

Fuente: El cerebro del niño explicado a los padres. Dr. Álvaro Bilbao. Plataforma editorial.

Debes tener un equilibrio entre cubrir las necesidades básicas de tu hijo con las emocionales.

¿Qué es lo que más te sorprende de tu hijo?

Foto: Getty Images

Esta es la razón por la que tu hijo debe dormir bien…

Dormir bien hace a tu hijo un mejor estudiante