Categories
Así Crece

¿Cómo lograr buenos líderes del futuro?

Y aprender un idioma es una forma de desarrollar el liderazgo, según expertos.

Y aprender un idioma es una forma de desarrollar el liderazgo, según expertos.

Existe un debate sobre si los niños son ?líderes natos? o si se les enseña a serlo. Sin importar el caso, el liderazgo les permite tomar control de sus vidas y alcanzar sus metas; les infunde confianza y les ayuda a solucionar problemas de manera creativa. Cualquier pequeño tiene el potencial de desarrollar esta cualidad, si bien se trata de un proceso que dura toda la vida.

De acuerdo con Emily Hardy, coordinadora académica de los programas para niños y jóvenes del British Council en México, algunas de las maneras en las que, como padres, podemos educar a nuestros hijos para ocupar roles de liderazgo incluyen:

 

  • mostrarles diferentes perspectivas y puntos de vista sobre las cosas

  • enseñarles a escuchar con atención y responder a los demás de manera respetuosa y serena

  • ayudarles a construir su autoestima, brindándoles oportunidades de hacer bien una tarea y felicitarlos por su esfuerzo

  • instruirlos a colaborar con los demás mediante proyectos comunes o actividades deportivas

  • permitirles desarrollar planes o estrategias para resolver un problema o situación.

Hardy explica: ?la metodología que se emplea en los cursos para niños del British Council está basada en una educación holística, que incluye la adquisición de capacidades cognitivas, sociales y emocionales, que les ayudarán en todas las facetas de su vida,

incluyendo el desarrollo de su inteligencia emocional y liderazgo, factores fundamentales para lograr el éxito profesional y la felicidad?. Y añade: ?el aprendizaje de un segundo idioma juega un papel cada vez más importante en la formación de los pequeños, particularmente el inglés, ya que al tratarse de la lengua más hablada como idioma no nativo representa un factor clave para fomentar la curiosidad, la tolerancia y la multiculturalidad?.

Enseñarles a los niños cómo ser un buen líder desde una edad temprana les ayudará a lidiar con la presión social de la adolescencia y a no dejarse influenciar o intimidar por los demás. Si bien las características de un líder no corresponden a una fórmula matemática, promover en los pequeños las habilidades antes mencionadas les será de utilidad para convertirse en adultos responsables y, quizás, en un futuro líder inspirador.