Categories
Así Crece

Aprende a negociar con tu hijo

Aprender a negociar con tu hijo es fundamental para evitar discusiones y enfrentamientos. ¡Consíguelo con estos consejos!

Aprender a negociar con tu hijo es fundamental para evitar discusiones y enfrentamientos. ¡Consíguelo con estos consejos!

Foto: Pinterest

Cuando aún es un bebé, los papás controlamos la mayor parte de sus necesidades, sin embargo conforme va creciendo y se va formando su personalidad, el pequeño se encuentra en una etapa en la que quiere tomar el control de sus juegos,  gustos y demás.
 
Los niños pasan por una etapa necesaria en el desarrollo infantil, en la que mantienen una conducta desafiante. Por lo que se debe tener más paciencia y ser más tolerantes con ellos.   

Por ejemplo, a medida que tu niño crece, se espera que se vista solo o que sea ordenado, pero tu hijo no ve necesario estos hábitos. Sin embargo, si lo enseñas a negociar, comenzará a intentarlo.

La negociación sirve para resolver conflictos, equilibrar necesidades y hallar soluciones que pue den beneficiar a todos.
 

 

Foto: Pixabay

El arte de negociar con los hijos
 

Si tu hijo es pequeño aún, en vez de negociar, emplea principalmente la persuasión y el convencimiento, para conseguir que haga lo que tiene que hacer, como recoger sus juguetes.

Si tu hijo ya tienen la edad del discernimiento, para que pueda valorar y elegir entre qué quiere, cuánto y cuándo lo quiere y lo qué no quiere, entonces, muchos de los temas se pueden y deben negociar en el contesto de la formación de tu hijo, dentro de los limites, plazos, formas de cumplimiento, premios, castigos, etc.

Negociar sin presión. Esto puede originar el cambio en tu hijo. Puede que sea una negociación sobre algo de su conducta, pero la negociación tiene que ir destinada también, a motivar el cambio de actitud presente y que sea definitiva. Más se consigue con miel que con hiel.
 
Negociar de forma eficaz no sólo disminuirá los conflictos dentro de la familia, sino sobretodo un mejor manejo de los mismos en una convivencia más positiva y constructiva. Los adolescentes deben aprender a pedir, ofrecer y acordar, pero facilitándoles ese aprendizaje escuchándolos y reconociéndolos en todo momento.

El saber negociar con inteligencia implica escuchar sentimientos, deseos y puntos de vista, además, esto permite acercamos más a nuestros hijos, conocer sus ideas, lo que piensan e influir en el curso de los acontecimientos. Además, también les enseña a comprender que las soluciones que dejan contentas a ambas partes son más adecuadas que aquellas en las que se beneficia una sola.