Site icon Padres e Hijos

¿Cuál es el límite entre fomentar la autoestima y crear pequeños narcisistas?

¿Cuál es el límite entre fomentar la autoestima y crear pequeños narcisistas?

¿Cuál es el límite entre fomentar la autoestima y crear pequeños narcisistas?

Como padres queremos educar a los pequeños con seguridad y confianza en sí mismos, pero ¡cuánto es lo más saludable!

En la tarea de educar pequeños con gran seguridad y autoestima podemos caer en crear niños demasiado ególatras, ya que la línea es muy delgada entre cada uno. El narcisismo es una personalidad caracterizada por un amor propio exagerado. Proviene del griego de Narciso, un joven que se enamoró de su propio reflejo plasmado en el agua hasta que, sin poder apartar la mirada de sí mismo, acabó arrojándose al agua.

Los niños narcisistas exageran sus triunfos y talentos, esperan ser continuamente elogiados y quieren ser los protagonistas de toda situación y si no lo logran suelen ser muy celosos de otros y reaccionar con depresión o enojo al no sentir que son valorados como ellos lo esperan. Un peque narcisista puede olvidar las reglas por considerar que sabe mejor que nadie cómo actuar y no las necesita.

 

¿Cuánto es suficiente?

Un estudio realizado entre 565 niños y niñas de 7 a 11 años y sus padres y madres encontró que aquellos padres que tendían a sobrevalorar a sus hijos en esta etapa de desarrollo -diciéndoles que eran superiores a otros o que tenían derecho a recibir un tratamiento especial- eran más proclives de producir niños narcisistas.

 

Para no caer en ello, los especialistas recomiendan:

 

Evitar elogiar a él, aplaude sus esfuerzos. Por ejemplo: en lugar de ?Qué rápido eres siempre? dile: ¡Has estado muy rápido en tu carrera de hoy!?.

No lo etiquetes. Evita decirle eres el más inteligente o la más bonita. Céntrate más en sus esfuerzos diarios.

 

Haz caso de sus emociones. Establece una comunicación abierta para que sepas lo que está sintiendo, desde alegría hasta envidia.

 

Muéstrale cariño. Hazle saber que lo quieres y asegúrate de mostrarle ese afecto Las cosquillas, las caricias, los abrazos, los besos, ¡son siempre necesarios! Y no lo hagas sólo cuando gane o logre algo, sino también en sus fracasos.

 

Exit mobile version