Categorías
Así Crece

6 consejos para enseñarle a tu bebé a ir al baño

Con mucho amor, paciencia y estos tips lo lograrás más rápido de lo que crees.

Con mucho amor, paciencia y estos tips lo lograrás más rápido de lo que crees.

.

Sin duda, una de las etapas que más ansiedad le provoca a la mayoría de los padres es el momento de enseñar a sus bebés a ir al baño. Debes ser muy paciente y entender que este proceso de transición del pañal a la bacinica no es un camino fácil, sin embargo, con mucho amor y algunos tips verás que más rápido de lo que te imaginas la habrás superado. ¡Toma nota!

 

1. El momento ideal

¿Habías escuchado de ?los terribles dos?? Se trata de un proceso de independencia en el cual los bebés comienzan a desarrollar habilidades motrices y lingüísticas con las que se sienten capaces de hacer lo que desean, aunque aún no lo sean. Este es el momento ideal para comenzar a enseñarle a tu peque a ir al baño pues tiene la motivación necesaria para hacerlo, pero también puede convertirse en una pesadilla pues los primeros accidentes suelen causarle ansiedad, estrés y frustración. No te adelantes, para saber exactamente el momento en que puedes comenzar hazte estas preguntas:

 

¿Obedece instrucciones simples?

¿Camina y se sienta solo?

¿Trata de imitar a los adultos cuando van al baño?

 

Recuerda que cada bebé tiene su ritmo, pon atención a las señales del tuyo y no metas presión. ¡Se sentirá más cómodo y seguro!

 

2. El equipo adecuado

No todas las bacinicas son iguales, investiga cual es el mejor para ustedes y deja que tu peque te acompañe a comprarlo. Una vez en casa escribe su nombre en él y decóralo con calcomanías de sus personajes favoritos. Asegúrate de que sea cómodo y del tamaño, esto es clave para que tu bebé no relacione el momento del baño con una experiencia negativa.

 

3.  Crea una rutina

Una buena manera de comenzar es haciendo que tu bebé se siente en su bacinica una vez al día, después de desayunar, antes de tomar su baño y cuando suele hacer popó o pipí; así se acostumbra y asocia la bacinica como parte de su rutina diaria.

 

4. Muéstrale como se hace

Los niños aprenden imitando a los adultos, por lo que la manera más natural de que aprendan a usar su bacinica es viéndote hacerlo en el inodoro. Cuando lo hagas, es buena idea que le vayas explicando lo que estás haciendo, le enseñes lo que hay en el inodoro y le muestres que al final te limpias, te subes la ropa, jalas la cadena y te lavas las manos.

Los niños suelen aprender primero sentados, y luego papá o un hermano mayor le enseñarán a hacer pipí de pie. Si tienes una niña, recuerda que debes enseñarle a limpiarse de adelante hacia atrás para evitar infecciones.

 

5. Celebra sus logros

Es muy importante que tu peque asocie la hora de ir al baño con un momento divertido. Una gran idea es hacer una tabla de logros en su cuarto; cada vez que tu bebé use la basinica déjalo que pegue una calcomania. Al juntar cinco, prémialo con un paseo al parque o sus dulces favoritos. En poco tiempo podrá ir solito.

De igual manera, cuando le ocurran accidentes, no lo regañes, esto solo logrará que se sienta inseguro y que no quiera intentarlo de nuevo. Construye su confianza desde estos momentos y apóyalo en cada etapa del aprendizaje.

 

6. Pañales de entrenamiento

Ningún bebé domina a la primera el arte de ir al baño sin ayuda; y llevarlo del pañal a la ropa interior es una de las cosas más difíciles. Aquí es donde los pañales desechables de entrenamiento se vuelven tus mejores amigos. Están diseñados para que parezcan ropita interior pero con la protección de un pañal para esos accidentes inevitables de las primeras etapas del aprendizaje.

Nuestra recomendación personal: los calzoncitos desechables Huggies® Pull-Ups, creados para que los niños que están en el proceso de aprender a ir al baño lo hagan a su ritmo y sin accidentes. Son muy cómodos, evitan escurrimientos y brindan mejor ajuste y mayor comodidad para que tu bebé se sienta agusto en todo momento. Además sus diseños divertidos le encantarán y harán aún más divertido el aprendizaje.

 

¿Lo ves? Los terribles dos no tiene que ser tan terribles, y enseñarle a tu peque a ir al baño tampoco. Sigue estos consejos y disfruta también esta bella etapa que fortalecerá aún más el vínculo con tu bebé.

¡Suerte!