Site icon Padres e Hijos

Consejos efectivos para preparar a tu hijo para la llegada de su hermanito

10 hechos científicos que seguro no conoces de las relaciones entre hermanos

10 hechos científicos que seguro no conoces de las relaciones entre hermanos

Con estas recomendaciones ¡olvídate de lo celos!

Cuando nos enteramos que vamos a volver a ser papás, después de la alegría de la noticia, pensamos en cómo lo tomará nuestro mayor. Aunque muchos anhelan tener un hermanito, para otros no es así, finalmente ellos han tenido la atención única y absoluta de papá, mamá y toda la familia. Para evitar que tu peque sienta celos o se sienta desplazado, te damos unos consejos para que la llegada de un nuevo bebé en casa sea un momento de felicidad para todos.

 

Lo mejor es que esperen a tener al menos tres meses de embarazo para darle la noticia a tu peque.

 

Haz que se sienta parte de todo el proceso. Deja que participe en las compras y que ayude a tomar decisiones.

 

Enséñale cómo crece tu vientre y deja que sienta cómo se mueve su hermano.

 

Explícale por qué el bebé tendrá que dormir los primeros meses en tu recámara, para que no se sienta excluido.

 

Enséñale la importancia de compartir juguetes, espacio y, sobre todo, la atención de papás y de toda la familia.

 

Dile que al principio el bebé sólo comerá y dormirá, pero con el tiempo se convertirá en su compañero de juegos de toda la vida.

 

Habla con tu hijo acerca de lo que pasará el día que tendrás que ir al hospital. Prepáralo y dile que es posible que duerma con los abuelos en lo que tu regresas.

 

Préstale siempre mucha atención, así evitarás que sienta celos o se sienta desplazado.

 

Algunas veces con la llegada del hermanito, los niños aumentan los berrinches o se vuelven un poco agresivos, el secreto es entenderlo y tratarlo con amor.

 

Explícale que debes pasar mucho tiempo con el bebé porque necesitas alimentarlo, cambiarlo, dormirlo y que es indefenso.

 

Regálale una camiseta con la leyenda de hermano mayor, así se sentirá importante.

 

Involúcralo en el cuidado de su hermano. Deja que te ayude a bañarlo, a darle de comer, a vestirlo, a cantarle, a leerle un cuento y ¡elogia su esfuerzo!

 

Exit mobile version