Categories
Así Crece

Duerme mucho, ¿qué hago?

El tiempo que necesita dormir un niño depende de su edad. Es muy importante que cumpla con sus horas de sueño para tener un sano desarrollo.

El tiempo que necesita dormir un niño depende de su edad. Es muy importante que cumpla con sus horas de sueño para tener un sano desarrollo.

Dormir es vital para asegurar el correcto desarrollo tanto físico como mental de tu hijo. Sin embargo, un exceso de horas de sueño puede tener el efecto contrario, haciendo que se encuentre más cansado como si no hubiera dormido nada.

 

¿Cuánto tiempo necesita dormir un niño?

 

1. Los recién nacidos necesitan de 16 a 20 horas de sueño diario.

 

2. A los tres meses de edad requieren de 14-15 horas.

 

3. Cuando inician con los alimentos sólidos, duermen la mayor parte de horas por la noche, unas 10-12 de noche y otras 2 o 3 de siesta.

 

4. A partir de los 2 años, duermen unas 12 horas en total, de las cuales una al menos tiene que ser de siesta.

 

5. Cuando van al colegio es normal que abandonen la siesta, por lo tanto, necesitan dormir al menos unas 10 horas por la noche.

 

¿Hace daño dormir mucho?

 

Dormir las horas adecuadas es fundamental para cuidar la salud, y más aún en el caso de los niños, ya que mientras duermen, su cerebro y su cuerpo se desarrollan. Dormir poco produce cansancio, fatiga, asimilar mal los nutrientes, tener bajo rendimiento escolar, tener menos energía para jugar y divertirse, etc.

Foto: Pinterest

 

Sin embargo, dormir demasiado tampoco es bueno. Dormir mucho hace que el cuerpo se relaje en exceso, y es que los biorritmos bajan y la velocidad metabólica también. El organismo se vuelve más lento, y cada vez te sientes más cansado y con menos ganas de realizar tus actividades cotidianas. Esto es lo que se conoce como sensación de letargo, ya que las acciones se ralentizan debido a la prolongación del tiempo en el que el organismo apenas tiene actividad.

 

Dormir en exceso o tener dificultades a la hora de despertarse pueden ser un síntoma de alguna enfermedad física (gripe, anemia?) o de problemas en la escuela, con los compañeros, en casa. Es posible que se refugie en el sueño para evitar afrontar sus dificultades. Habla con él y trata de averiguar si algo le ocurre o si está preocupado por algo.

 

¿Hay que obligarlo a dormir menos?

 

Si no está enfermo hay que controlar el tiempo que tu hijo duerme. Diez horas seguidas, de sueño profundo y tranquilo, es más que suficiente.

 

Si el exceso de sueño se debe a algún problema personal, averigua cuál es y trata de solucionarlo. Si está preocupado, por muchas horas que duerma su mente no descansará.

 

Establece una rutina de sueño. Así será más fácil controlar lo que duerme. Según la hora a la que lo levantes para ir al colegio, calcula la hora en la que debe ir a dormir para que no sean más de 10-11 horas.

 

No seas tan estricto. Si un día está más cansado o ha dormido mal, déjalo que duerma una siesta o se vaya a dormir un poco antes. Por un día que duerma más de lo normal no pasa nada.