Categories
Así Crece

Depresión post vacacional, ¿también en niños?

Este es un trastorno que no solo sufren los adultos, sino que también afecta a los niños que deben recuperar su ritmo habitual.

Este es un trastorno que no solo sufren los adultos, sino que también afecta a los niños que deben recuperar su ritmo habitual.

Después de las vacaciones, los peques tienen que volver a una rutina en cuanto a horarios, alimentación y actividades en muy poco tiempo. Los especialistas explican cómo combatir y prevenir el denominado “síndrome de depresión postvacacional” en los niños.

 

Según los médicos, no existe una patología de depresión postvacacional como tal tipificada en los manuales de clasificación internacionales, pero al regresar del periodo vacacional pueden aparecer reacciones que responden a una dificultad por parte de la persona a retomar su vida diaria.

 

Síntomas

 

Pueden incluir insomnio, llanto o somatizaciones digestivas como vómitos o diarreas. Estos responden a un rechazo a la escuela, cuyas causas podrían existir antes de las vacaciones. Si fuera así y el niño tuviera problemas de relación con los compañeros o una dificultad académica significativa, entonces no se trataría de un desajuste a la hora de retomar el ritmo de la vida cotidiana, sino de otra problemática más grave que tendría que ser evaluada por el psicólogo y habría que ponerla en manos de un
profesional.

 

¿Cómo lo evito?

 

Si los papás ayudan a identificar los aspectos positivos que tiene el final de las vacaciones, el niño se adaptará a esta nueva etapa sin problemas. Ver a los compañeros de clase, recuperar sus juguetes o dormir de nuevo en su habitación de casa, son alguno de estos puntos positivos que los padres pueden utilizar para que los niños tengan ilusión por recuperar su rutina diaria. Además:

 

1. Planifica el regreso gradualmente.

 

2. Fomenta la adaptación del organismo a los nuevos horarios. Reserva un par de días para que los niños se adapten a los horarios del otoño.

 

3. Evita transmitir a los peques la idea de que retomar la vida cotidiana conlleva algo negativo, ya que son un reflejo de sus padres y si perciben normalidad, ellos actúan con normalidad también.

 

4.Refuerza los aspectos positivos de la rutina. Potencia las ventajas del “regreso al colegio” como ver a los amigos, aprender cosas nuevas, etc