Categories
Así Crece

¿Dónde está el Coco?

¿Has oído sobre el Coco? Descubre de dónde surge y cómo lo perciben los niños pequeños.

¿Has oído sobre el Coco? Descubre de dónde surge y cómo lo perciben los niños pequeños.

Desde pequeños hemos escuchado sobre el famoso Coco: ese personaje que vive dentro del ropero o debajo de la cama para asustar a los niños que no se van temprano a dormir.

 

Este, como muchos otros personajes, tales como el ropavejero, el ratón de los dientes y el hada de las muelas, sirven como recurso para que los niños se porten bien. Y muchos de ellos los conocen en la escuela entre sus compañeritos o salen de los cuentos de hadas.

 

El origen del Coco se relaciona con una leyenda proveniente de Escocia, donde se cree en la existencia de unos seres llamados ?bogies?, que son la manifestación de un temor abstracto y amorfo que se alimenta en la imaginación de un niño, por lo que su apariencia puede variar. Y esto es muy cierto: nadie sabe realmente cómo es el Coco.

 

Todos los niños conciben de manera diferente a estos monstruos: para algunos serán indiferentes y no les causarán ningún temor, pero a otros les podría ocasionar grandes temores que pueden ocasionar distracción en la escuela, insomnio e inseguridad. Y en muchas ocasiones los niños no confiesan su miedo

porque les parece penoso.

 

TE RECOMENDAMOS: Mi hijo tiene pesadillas

 

 

 

 

Cómo alejar al Coco

 

La comunicación es vital con tu pequeño para evitar estos temores. Si notas que le cuesta dormir o le da miedo estar solo, posiblemente el Coco lo esté molestando.

 

Un remedio infalible para combatir su miedo es uniéndote a su juego imaginativo: crea un spray contra monstruos. Consigue un envase con aspersor, decóralo con figuras graciosas de fantasmas y criaturas. Llénalo de agua y agrégale una esencia de aroma agradable. Antes de ir a dormir, rocía junto con él su habitación y quédate con tu pequeño hasta que lo veas tranquilo.

 

Poco a poco, tu pequeño ya no tendrá habitantes extraños bajo su cama y su ropero se verá libre de peligros.

 

Recuerda motivar su imaginación de manera saludable.

 

NO TE PIERDAS: 3 años, la edad de las pesadillas en los niños